Centro de prensa

La OMS y otras organizaciones reclaman mejores condiciones laborales para las parteras

Comunicado de prensa conjunto - OMS, Confederación Internacional de Matronas, White Ribbon Alliance

La Organización Mundial de la Salud y otras organizaciones asociadas reclaman que se ponga fin a la discriminación, el acoso y la falta de respeto que dificultan que las parteras proporcionen una atención de calidad a las mujeres y los recién nacidos.

En opinión del Dr. Anthony Costello, Director del Departamento de Salud de la Madre, el Recién Nacido, el Niño y el Adolescente de la OMS, «es hora de reconocer el papel fundamental que desempeñan las parteras para mantener con vida a las madres y los recién nacidos. Su opinión no se ha tenido en cuenta durante mucho tiempo y, con demasiada frecuencia, no se les ha dado voz a la hora de tomar decisiones».

La Organización Mundial de la Salud, la Confederación Internacional de Matronas (ICM) y White Ribbon Alliance (WRA) han llevado a cabo el estudio Midwives’ Voices, Midwives Realities: Findings from a global consultation on providing quality midwifery care (Voces de matronas, realidades de matronas: resultados de una consulta mundial sobre la prestación de atención de partería de calidad), que es la primera encuesta mundial sobre el personal de partería. En este estudio financiado por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) se presentan los datos recogidos en encuestas realizadas a más de 2400 parteras de 93 países.

Muchas encuestadas consideran que su labor se ve limitada por desequilibrios en las relaciones de poder en el seno del sistema sanitario. Otros problemas que refieren son el aislamiento cultural, la inseguridad de sus viviendas y la insuficiencia de los salarios.

Las organizaciones reclaman la necesidad de proporcionar a las parteras ayuda profesional (entre otras cuestiones, unas mejores condiciones laborales), una formación y una regulación más sólidas y una mayor defensa de su labor.

Cada año, más de 300 000 mujeres fallecen al dar a luz y 2,7 millones de recién nacidos mueren durante los primeros 28 días de vida, a menudo por causas evitables. La atención de partería, una profesión que requiere conocimientos especializados, experiencia y un trato humano para atender a la madre y el recién nacido durante el embarazo y el parto, es vital para evitar estas defunciones, pero solo cuando es de calidad y la desempeñan parteras formadas que cumplen las normas internacionales.

Obstáculos al ejercicio de la partería

Frances Ganges, presidenta ejecutiva de la Confederación Internacional de Matronas, considera que «del mismo modo que ponemos todo nuestro empeño en aspirar a la máxima calidad en la atención a las mujeres, los recién nacidos y sus familias, debemos defender con la misma convicción que se proporcione al personal de partería una formación de calidad, una regulación adecuada y seguridad en su lugar de trabajo. Debemos respetar, valorar y compensar a las parteras como hacemos con otros profesionales».

Una quinta parte de las parteras que respondieron a la encuesta en línea señalaron que dependen de otra fuente de ingresos para sobrevivir, una carencia que se suma a la presión y el cansancio al que están sometidas. Muchas combinan su trabajo con su papel de madres y con el cuidado de otras personas de su entorno. Las parteras indicaron también que las jornadas de trabajo prolongadas y estresantes afectan enormemente a sus familias, y más de un tercio refirieron que se ven obligadas a dejar solos a sus hijos menores de 14 años mientras trabajan.

Aunque la mayoría se sienten tratadas con respeto, muchas de ellas informaron de que habían sufrido acoso en el trabajo y de que no se sienten seguras y tienen miedo de ser agredidas. La falta de respeto en el lugar de trabajo influye negativamente en la autoestima de las matronas y en su capacidad para proporcionar atención de calidad a las madres y los recién nacidos en todo el mundo.

En el plano profesional, en muchos casos señalan que no se les proporciona una formación, una regulación y un asesoramiento jurídico adecuados. Son pocas las asociaciones nacionales de partería que reciben el apoyo que necesitan para defender sus intereses. Esta falta de inversión agrava la desigualdad de género y el desequilibrio en las relaciones de poder en el seno del sistema sanitario.

Aspectos que se deben cambiar

Las organizaciones que llevaron a cabo la encuesta señalan la necesidad urgente de poner fin a los problemas que enfrentan a menudo. Algunas necesidades básicas son:

1. Ofrecer apoyo profesional. Para mejorar las condiciones laborales de las parteras y la calidad de la atención que prestan a las mujeres y los recién nacidos, se deben proporcionar a las profesionales de la partería salarios que reflejen su nivel de competencias y responsabilidades, seguros de enfermedad y de protección social, redes de apoyo profesional, entornos vitales saludables y servicios de asesoramiento.

2. Mejorar la formación y la regulación. El informe formula recomendaciones para mejorar la formación y la regulación de la profesión. Nueve de cada diez encuestadas señalaron que es necesario que los sistemas sanitarios reconozcan el trabajo de las parteras para impulsar cambios.

3. Promover y defender la partería. Sobre la base de los resultados de la encuesta, la OMS, la ICM, WRA, la USAID, el UNFPA y otros asociados están elaborando una estrategia mundial de promoción de la partería para vencer los obstáculos que enfrentan estas profesionales y mejorar así la calidad de la atención que prestan. En la estrategia se exhortará a las instancias normativas de todo el mundo a considerar las pruebas que demuestran los efectos positivos de la atención de partería de calidad y a confiar en la experiencia de las parteras cuando deban tomar decisiones sobre políticas y estrategias que afecten a la atención a la madre y el recién nacido.

El Dr. Ariel Pablos-Méndez, administrador adjunto para salud mundial y para la supervivencia de la madre y el recién nacido de la USAID, señala: «Las matronas son fundamentales para prestar una atención respetuosa y de calidad a las madres y los recién nacidos. Saben prevenir y resolver muchas complicaciones del embarazo y el parto y su labor es fundamental para evitar muchos fallecimientos de madres y recién nacidos. La USAID se compromete a apoyar y defender su importante función en la primera línea de los sistemas sanitarios».

Por su parte, Betsy McCallon, directora general de White Ribbon Alliance señala que «si queremos alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible, es preciso valorar y apoyar a las parteras. A pesar de ser responsables directas de la salud reproductiva, materna y del recién nacido, se las tiene poco o nada en cuenta en la elaboración de políticas y programas en todos los niveles. Por eso queremos respaldarlas y exigir inversiones y respeto por la partería y por las profesionales que la ejercen, a fin de que todas las mujeres reciban la atención digna y de calidad que merecen».

Para más información, sírvase contactar con:

Kimberly Chriscaden
Departamento de Comunicaciones de la OMS
Teléfono: +41 22 791 2885
Móvil (celular): +41 79 603 1891
Correo electrónico: chriscadenk@who.int