Centro de prensa

Nuevo portal de datos de la OMS que permite seguir de cerca los avances hacia la cobertura sanitaria universal

Comunicado de prensa

Con motivo del Día de la Cobertura Sanitaria Universal, la Organización Mundial de la Salud puso en marcha un nuevo portal de datos que permite seguir de cerca los avances hacia la cobertura sanitaria universal (CSU) en todo el mundo. En el portal se destacan las esferas en las que los países necesitan mejorar el acceso a los servicios y en las que necesitan mejorar la información.

El portal expone los datos más recientes sobre el acceso a los servicios de salud en todo el mundo y en cada uno de los 194 Estados Miembros de la OMS, así como información sobre la equidad en el acceso. El año próximo, la OMS añadirá información sobre la repercusión que tiene en el presupuesto de los hogares el pago de los servicios de salud.

«Los países que se han propuesto alcanzar la CSU deben poder medirla», dijo la Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS. «Los datos por sí solos no evitarán enfermedades ni salvarán vidas, pero permiten detectar las esferas en las que los gobiernos necesitan adoptar medidas para reforzar sus sistemas de salud y proteger a las personas de los efectos potencialmente devastadores de los costos de la atención sanitaria».

La CSU implica que las personas y las comunidades puedan tener acceso a los servicios de salud que necesitan sin correr el riesgo de padecer dificultades económicas. Por consiguiente, es preciso que los países que se han fijado el objetivo de alcanzar la CSU creen sistemas de salud que ofrezcan los servicios y productos de calidad que las personas necesitan, en el momento y el lugar en que los necesitan, y que cuenten con profesionales sanitarios con los recursos y las competencias necesarios.

La capacidad de ofrecer sólidos servicios de atención primaria de salud a escala comunitaria es fundamental para progresar hacia la consecución de la CSU.

El año pasado, los gobiernos del mundo se fijaron el objetivo de alcanzar la CSU para 2030 como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La CSU no solo es esencial para la consecución de las metas relacionadas con la salud, sino que también contribuirá a alcanzar otros objetivos, como el 1 (fin de la pobreza) y el 8 (trabajo decente y crecimiento económico).

En noviembre, el grupo de trabajo de las Naciones Unidas encargado de determinar los medios por los que se supervisarían los avances alcanzados en el cumplimiento de los ODS acordó dos criterios para medir la CSU: la proporción de la población con acceso a 16 servicios de salud esenciales y la proporción de la población que gasta más del 25% de los ingresos familiares en servicios de salud. El nuevo portal de datos de la OMS sobre la CSU proporciona datos sobre ambos indicadores en un solo lugar, lo que permite tener una panorámica inicial de la situación de la CSU en todo el mundo y por país.

Los datos del portal indican que:

  • Menos de la mitad de los niños que presentan síntomas de neumonía en los países de ingresos bajos son examinados por un profesional sanitario competente.
  • Se calcula que, de los 10,4 millones de nuevos de casos de tuberculosis que hubo en 2015, solo 6,1 millones fueron detectados y notificados oficialmente ese año, lo que significa que 4,3 millones quedaron desatendidos.
  • La hipertensión afecta a 1130 millones de personas. Más de la mitad de los adultos del mundo con hipertensión en 2015 vivía en Asia. Ese año, alrededor del 24% de los hombres y el 21% de las mujeres padecieron hipertensión no controlada.
  • Alrededor del 44% de los Estados Miembros de la OMS notificaron que contaban con menos de un médico por 1000 habitantes. La Región de África, que asume casi el 25% de la carga mundial de morbilidad, dispone únicamente del 3% de los profesionales sanitarios del mundo.

«Aumentar el acceso a los servicios exigirá el aumento del gasto sanitario en la mayoría de los países», señaló la Dra. Marie-Paule Kieny, Subdirectora General de Sistemas de Salud e Innovación de la OMS. «Sin embargo, determinar cómo se gasta es tan importante como determinar cuánto se gasta. Todos los países pueden avanzar hacia la consecución de la CSU, incluso con niveles reducidos de gasto».

Algunos países han hecho progresos significativos en la consecución de la CSU con un nivel reducido de gasto, mientras que otros consiguen un nivel inferior de cobertura aunque gastan más. Entre los países con niveles de gasto igualmente bajos, hay grandes variaciones en los niveles de cobertura.

Nota a los editores acerca de la CSU:

  • Todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas han acordado tratar de alcanzar la CSU a más tardar en 2030, en el marco de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • La CSU garantiza el acceso a servicios de salud esenciales de calidad, el acceso a medicamentos y vacunas esenciales, seguros, eficaces y asequibles, y la protección contra los riesgos financieros.
  • A nivel mundial, al menos 400 millones de personas carecen de acceso a uno o más servicios sanitarios básicos.
  • Cada año 100 millones de personas se ven abocadas a la pobreza y 150 millones de personas se enfrentan a graves problemas económicos por tener que pagar los servicios de salud de su propio bolsillo.
  • Por término medio, alrededor del 32% del gasto en salud de cada país corresponde a pagos realizados por los pacientes de su propio bolsillo.
  • Asegurar el acceso equitativo a los servicios de salud exige cambios en la manera en que se financian, gestionan y prestan dichos servicios, que habrán de centrarse en las necesidades de las personas y las comunidades.
  • Para 2030, se necesitarán más de 18 millones de trabajadores sanitarios suplementarios para atender las necesidades de personal sanitario a que se refieren los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las metas relativas a la CSU. Las mayores carencias se concentran en los países de ingresos bajos y medios bajos.

Contacto para los medios de comunicación:

Simeon Bennett
Responsable de Comunicación, OMS
Teléfono: +41 22 791 4621
Móvil (celular): +41 79 472 7429
Correo electrónico: simeonb@who.int