Centro de prensa

La OMS recuerda a los viajeros a Angola que es fundamental vacunarse contra la fiebre amarilla

Comunicado de prensa

Mientras continúan los esfuerzos por controlar la epidemia de fiebre amarilla en Angola, la Organización Mundial de la Salud recuerda a todas las personas que visiten este país que deben vacunarse contra la enfermedad y llevar consigo un certificado de vacunación válido para demostrar que están protegidos y evitar una mayor propagación.

Desde el inicio del brote en este país africano en diciembre de 2015, se han notificado 1975 casos sospechosos de fiebre amarilla (618 de ellos confirmados en el laboratorio) y 258 fallecimientos; la mayoría de estos últimos se han registrado en la capital, Luanda, y en otras dos provincias. Ante la preocupación por el riesgo de propagación del virus a otras zonas urbanas y a los países vecinos, en febrero de 2016 se puso en marcha una campaña de vacunación a gran escala que, hasta el momento, ha permitido vacunar a casi 7 millones de personas.

La Dra. Margaret Chan, Directora General de la OMS, señala: «Se han detectado casos de fiebre amarilla asociados con este brote en otros países de África y Asia. Nos preocupa especialmente el riesgo que se corre en las grandes áreas urbanas, e instamos a todas las personas que viajen a Angola a vacunarse contra la fiebre amarilla y a portar un certificado de vacunación válido».

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados, en especial del género Aedes, y para la que actualmente no se dispone de tratamiento específico. Una pequeña parte de las personas que contraen la infección presentan síntomas graves, y alrededor de la mitad de ellos fallecen al cabo de 10 a 14 días. Sin embargo, la vacuna es segura y asequible y una sola dosis confiere, 10 días después de su administración, una protección de por vida.

En el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) se indica que todas las personas que viajen a Angola deben estar vacunadas contra la fiebre amarilla. El RSI es un marco jurídicamente vinculante para detener la propagación de enfermedades infecciosas y otros riesgos para la salud. En él se establece que cualquier viajero que, por razones médicas, no se haya vacunado contra la fiebre amarilla, debe obtener de las autoridades competentes un certificado en que se especifiquen tales razones.

La OMS y sus asociados están ayudando a las autoridades angoleñas a luchar contra el brote actual asegurando que se vacuna a quien lo requiere mediante un uso óptimo de los suministros mundiales de vacunas, e intensificando la vigilancia de la enfermedad y la lucha antivectorial.

Basándose en la información disponible, la OMS no recomienda establecer restricciones en Angola a los viajes y el comercio. La vacunación de todas las personas que viajen a las zonas afectadas y las medidas de protección para evitar las picaduras de mosquitos son suficientes para prevenir la enfermedad.

Para más información, puede ponerse en contacto con:
Sede de la OMS en Ginebra
Tarik Jašarević
Relaciones con los medios de información
Móvil: +41 793 676 214
Tel.: +41 22 791 5099
Correo electrónico: jasarevict@who.int