Centro de prensa

Nace una iniciativa especial para luchar contra las consecuencias del cambio climático para la salud en los pequeños Estados insulares en desarrollo

Comunicado de prensa conjunto CCNUCC/OMS

Hoy, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la Organización Mundial de la Salud, en colaboración con la secretaría de Naciones Unidas – Cambio Climático y en alianza con la Presidencia de Fiji en la 23.ª Conferencia de las Partes (COP23), ha puesto en marcha una iniciativa especial para proteger a los habitantes de pequeños Estados insulares en desarrollo de las consecuencias del cambio climático para la salud.

El objetivo es que, para 2030, todos los pequeños Estados insulares en desarrollo tengan sistemas de salud resilientes al cambio climático y que los países de todo el mundo reduzcan sus emisiones de carbono para proteger a los más vulnerables de los riesgos que entraña el cambio climático y conseguir enormes beneficios para la salud en los países emisores de carbono.

La iniciativa tiene cuatro grandes objetivos.

Primero, facilitar la difusión del mensaje de los dirigentes sanitarios de los pequeños Estados insulares en desarrollo, de manera que tengan mayor repercusión, tanto en el plano nacional como internacional.

Segundo, reunir las pruebas científicas que apoyen los argumentos económicos a favor de invertir en la lucha contra el cambio climático y en pro de la salud.

Tercero, promover políticas que mejoren el estado de preparación y prevención de los países, y en particular sistemas de salud «a prueba de cambio climático».

Cuarto, triplicar los niveles de apoyo financiero internacional destinado al clima y la salud en los pequeños Estados insulares en desarrollo.

«Los habitantes de los pequeños Estados insulares en desarrollo están muy expuestos a fenómenos meteorológicos extremos», señaló el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. «Debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para ayudarles a prepararse para un futuro que ya arrecia sobre sus costas».

«En Fiji sabemos demasiado bien que el cambio climático representa una grave amenaza para la salud de nuestra población. Me complace enormemente que se ponga en marcha esta iniciativa –en alianza con la OMS y la CMNUCC– para que pequeños Estados insulares como el nuestro dispongan de los conocimientos, recursos y tecnología para aumentar la resiliencia de sus sistemas de salud, como parte de esfuerzos de mayor calado de adaptación al cambio climático», declaró Frank Bainimarama, Primer Ministro de Fiji y Presidente de la COP23.

Patricia Espinosa, Secretaria Ejecutiva de Naciones Unidas – Cambio Climático, señaló: «El cambio climático afectará crecientemente la salud y el bienestar de todos, en todas partes, a menos que los países apliquen plenamente el Acuerdo de París».

«Las islas pequeñas se encuentran en primera línea, ya se trate de fenómenos meteorológicos extremos que pueden contaminar el agua de bebida o de olas de calor potencialmente peligrosas para la salud o la propagación de enfermedades infecciosas. Esta iniciativa puede fortalecer la respuesta de las islas pequeñas a los riesgos crecientes, mientras el mundo trata de velar por que el aumento de la temperatura mundial sea inferior a 2 ⁰C o, mejor, no supere los 1,5 ⁰C», comentó.

Desde hace tiempo se reconoce que los pequeños Estados insulares en desarrollo son especialmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático. Su situación ha sido puesta de relieve en la CMNUCC, por los Ministros de Salud de la Asamblea Mundial de la Salud de 2008 y en el Acuerdo de París de 2015.

Esos Estados también han sido pioneros en la aplicación de enfoques innovadores para mejorar la resiliencia de sus sistemas de salud al cambio climático. Además de emitir una proporción ínfima de los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático, muchos están reduciendo unas emisiones de carbono que ya son de por sí bajas.

«Los pequeños Estados insulares en desarrollo están dispuestos a tomar la iniciativa hacia un desarrollo nacional ecológico, resiliente y que favorezca la salud, pero el apoyo de la comunidad internacional es esencial», señaló la Dra. Joy St John, recientemente nombrada Subdirectora General – Clima y otros Determinantes de la Salud de la OMS.

«Menos de un 1,5% de la financiación internacional para la adaptación al cambio climático se asigna a proyectos destinados a proteger la salud de todos, y solo una fracción de ese porcentaje se destina a apoyar a los pequeños Estados insulares en desarrollo. Los recientes fenómenos meteorológicos graves desatados en el Caribe demuestran que las intervenciones orientadas a fines específicos son importantes. Necesitamos hacer mucho más, y actuar muy rápido».

La implicación de los países es un principio central de la iniciativa. Los ministros de salud de algunos de los países más afectados ya han empezado a realizar aportaciones mediante consultas con el Director General de la OMS y en las reuniones de los Comités Regionales, un proceso que continuará.

Desde 2015, la OMS viene colaborando con la secretaría de la CMNUCC para elaborar perfiles nacionales detallados con objeto de evaluar riesgos y ofrecer asesoramiento personalizado a los países sobre cómo pueden adaptarse a los efectos del cambio climático en la salud, y mitigarlos. Ya se han completado más de 45 perfiles nacionales y, como parte de esta iniciativa, la OMS se compromete a publicar los perfiles de todos los pequeños Estados insulares en desarrollo antes de finales de 2018.

Ya son muchos los agentes sanitarios nacionales y organismos para el desarrollo y de las Naciones Unidas que hacen importantes contribuciones para proteger la salud en los pequeños Estados insulares en desarrollo. La iniciativa de la OMS tiene por objeto aunar las actividades nuevas y las ya existentes y ampliarlas a la escala adecuada para lograr el mayor efecto posible.

«El objetivo es que, para 2030, todos los sistemas de salud de los pequeños Estados insulares en desarrollo sean capaces de resistir la variabilidad y el cambio climáticos», añade la Dra. St John. «Y, por supuesto, que los países de todo el mundo hayan reducido considerablemente sus emisiones de carbono».

Para obtener más información, sírvase contactar con:

Nada Osseiran
Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud, OMS
Móvil (celular): +41 79 445 1624
Correo electrónico: osseirann@who.int

Sarah Cumberland
Departamento de Comunicación, OMS
Móvil (celular): +4179 2061403
Correo electrónico: cumberlands@who.int

James Creswick
Oficina de la OMS en Bonn
Móvil (celular): +491722083967
Correo electrónico: creswickj@who.int