Centro de prensa

Asamblea Mundial de la Salud: decisiones sobre la aplicación del Reglamento Sanitario Internacional y sobre la gestión de la septicemia

Comunicado de prensa

La Asamblea Mundial de la Salud ha adoptado hoy decisiones relativas a la aplicación del Reglamento Sanitario Internacional y la mejora de la prevención, el diagnóstico y la atención de la septicemia.

Reglamento Sanitario Internacional

Los delegados han hecho hincapié en la necesidad urgente de aplicar plenamente el Reglamento Sanitario Internacional (2005), el instrumento jurídico internacional concebido para ayudar a la comunidad internacional a prevenir los riesgos graves para la salud pública que pueden atravesar fronteras y amenazar a los habitantes de todo el mundo, así como a responder a ellos.

En virtud del Reglamento, que entró en vigor el 15 de junio de 2007, los países deben notificar a la OMS determinados brotes de enfermedades y eventos de salud pública. Además, el texto define los derechos y obligaciones de los países en relación con la notificación de eventos de salud pública y establece una serie de procedimientos que la OMS debe seguir en su labor de protección de la seguridad de la salud pública mundial.

Los delegados pidieron a la Directora General que trabajara con los Estados Miembros para elaborar un plan estratégico mundial quinquenal de preparación y respuesta de salud pública, a fin de presentarlo ante la Asamblea Mundial de la Salud que se celebrará en 2018. Este plan estratégico se basa en varios principios rectores, entre ellos: las consultas, la implicación de los países, el liderazgo de la OMS, las alianzas amplias, la integración regional, y los resultados y la rendición de cuentas.

El Plan se centrará en el uso del enfoque intersectorial, la integración con los sistemas de salud, la atención centrada en los entornos frágiles, la financiación nacional en favor de la sostenibilidad y el equilibrio entre elementos jurídicamente vinculantes y voluntarios, con una orientación centrada en el seguimiento.

Asimismo, los delegados pidieron a la Directora General que prosigan y se intensifiquen los esfuerzos realizados para ayudar a los Estados Miembros a aplicar plenamente el Reglamento, incluso reforzando sus capacidades básicas en materia de salud pública.

Septicemia

Los delegados acordaron también adoptar una resolución para mejorar la prevención, el diagnóstico y la atención clínica de la septicemia.

La septicemia se produce cuando la respuesta del cuerpo a una infección lesiona sus propios tejidos u órganos. Pueden causar una septicemia las infecciones por bacterias, hongos, virus y parásitos, si bien las infecciones bacterianas son la causa más habitual. La detección precoz es fundamental para tratar a los pacientes antes de que la septicemia se agrave y cause la muerte. La resistencia a los antimicrobianos es un obstáculo importante a la eficacia de los tratamientos que impiden que las infecciones evolucionen hasta la septicemia.

El fenómeno de la resistencia se produce cuando las bacterias y otros microorganismos experimentan cambios que los hacen más resistentes a los efectos de los antibióticos y otros antimicrobianos. La mayoría de las infecciones se pueden evitar mediante una mejora de la higiene, el acceso a la vacunación y otras medidas profilácticas.

En la resolución se insta a los gobiernos a reforzar las políticas y los procesos relacionados con la lucha contra la septicemia, sobre todo para prevenir las infecciones y la propagación de la resistencia a los antimicrobianos. Además, se subraya la importancia de mejorar la formación del personal sanitario para que sea capaz de reconocer y gestionar con eficacia la septicemia, hacer un mejor seguimiento y notificación de los casos y fomentar la investigación para obtener más tratamientos y medios de diagnóstico.

Por otro lado, en la resolución se pide a la OMS que elabore un informe sobre la septicemia y orientaciones para su prevención y tratamiento. Además, se establece que la Organización debe ayudar a los países a colmar sus necesidades en materia de infraestructuras, capacidad de laboratorio, estrategias y herramientas para reducir la carga de septicemia. También se pide a la Organización que trabaje con sus asociados a fin de ayudar a que los países en desarrollo tengan acceso a tratamientos de la septicemia seguros, eficaces, asequibles y de calidad y a herramientas para la prevención y el control de las infecciones (p. ej., la inmunización).

Para obtener más información, sírvase contactar con:

Fadéla Chaib
Departamento de Comunicación de la OMS
Móvil (celular): +41 79 475 5556
Correo electrónico:chaibf@who.int

Tarik Jasarevic
Departamento de Comunicación de la OMS
Móvil (celular): +41 79 367 6214
Correo electrónico: jasarevict@who.int

Christian Lindmeier
Departamento de Comunicación de la OMS
Móvil (celular): +41 79 500 6552
Correo electrónico: lindmeierch@who.int