Centro de prensa

China examinará la relación entre el desarrollo sostenible y las inversiones en la salud

Se pondrá a las autoridades de la República Popular China al corriente de las conclusiones de la Comisión sobre Macroeconomía y Salud (CMS) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus repercusiones para las reformas económicas y sociales del país. La Comisión ha observado que las inversiones en la salud contribuyen firmemente al crecimiento económico y a un desarrollo equitativo.

La OMS y el Profesor Jeffrey Sachs, Presidente de la Comisión, presentaron hoy el informe de la CMS al Gobierno de la República Popular China durante un seminario celebrado en Beijing y patrocinado conjuntamente por la Comisión Estatal de Planificación del Desarrollo, el Ministerio de Finanzas, el Ministerio de Salud y la OMS. El informe final con las conclusiones de la Comisión se ha traducido al chino.

En 1999, la Directora General de la OMS, Dra. Gro Harlem Brundtland, invitó al Dr. Sachs a presidir una Comisión integrada por 18 economistas destacados y expertos en salud pública de alto nivel. El informe es el producto de dos años de trabajo de los comisionados, apoyados por seis grupos de expertos que generaron casi 200 estudios.

En el informe se sostiene que las relaciones entre la salud, la reducción de la pobreza y el crecimiento económico son mucho más importantes de lo que generalmente se suponía. Los comisionados ponen en entredicho el clásico argumento según el cual la salud mejorará automáticamente como resultado del crecimiento económico. Su informe muestra que, en realidad, sucede a la inversa: el mejoramiento de la salud es una condición previa para el desarrollo económico de los países pobres.

Una de las recomendaciones clave de la Comisión es que los países del mundo con ingresos bajos y medianos, en colaboración con los de ingresos altos, aumenten el acceso a los servicios de salud esenciales. Se deberían adoptar medidas específicas para combatir las enfermedades más mortíferas y más debilitantes.

A nivel mundial, si las inversiones en la salud aumentaran a razón de US$66 mil millones por año en comparación con los gastos actuales, para 2010 se podrían salvar al menos 8 millones de vidas por año y para 2015-2020 se podrían generar al menos US$ 360 mil millones por año en forma de crecimiento económico adicional.

China tiene actualmente la quinta parte de la población mundial y la séptima parte de la carga mundial de morbilidad medida en años de vida sana perdidos.

El seminario de hoy es el comienzo de un proceso encaminado a adaptar los resultados de la CMS a la realidad china. Las repercusiones serían óptimas si las inversiones priorizaran intervenciones costoeficaces, por ejemplo para reducir el consumo de tabaco, ocuparse de los factores causantes de enfermedades cardiovasculares, cáncer y otras enfermedades no transmisibles y promover modos de vida más sanos, con miras a prevenir los principales riesgos que amenazan la salud en China. También se requiere un esfuerzo muy importante para reducir los riesgos de las enfermedades transmisibles, en particular el VIH/SIDA, y mejorar el tratamiento de la tuberculosis.

Durante los 20 últimos años China ha hecho grandes adelantos hacia una reducción de la pobreza, una mejora de los niveles de vida y los indicadores de salud y una activación del crecimiento económico. Sin embargo hay disparidades sustanciales tanto entre las zonas urbanas y rurales como entre las provincias costeras e interiores en materia de cobertura de los servicios de salud y estado de salud de la población. Las exigencias que impone a las personas pobres el pago en efectivo de la atención de salud obstaculiza el tratamiento de millones de ellas. El resultado suele ser una agravación de la pobreza o --para quienes no pueden pagar-- una potenciación de los riesgos de discapacidad y mortalidad.

Será preciso hacer un esfuerzo especial para que la población pobre pueda tener acceso a servicios de salud "próximos al cliente", sobre todo en los lugares donde el desempeño de los sistemas de salud y el desarrollo económico son muy inferiores al promedio.

El Gobierno de la República Popular China se propone promover normas nacionales universales de salud pública, pero gran parte de la responsabilidad de la atención de salud está descentralizada en los gobiernos provinciales y locales. Además, las fuerzas del mercado están influyendo en el diseño y el funcionamiento de diferentes niveles de los sistemas locales de salud. Hace falta definir incentivos y mecanismos que permitan promover lo más eficazmente posible la salud pública y la equidad de los resultados sanitarios.

Se están desplegando actividades nacionales relacionadas con la macroeconomía y la salud en Bangladesh, Camboya, el Caribe, Etiopía, Ghana, Indonesia, la República Islámica del Irán, Jordania, Maldivas, México, Mozambique, Myanmar, Nepal, Sri Lanka y Tailandia. Otros doce países están planificando para un futuro próximo actividades complementarias del informe de la CMS.

Citas: "Evidentemente, a escala mundial, China es una pieza clave de las interacciones entre la salud, la pobreza y el desarrollo esbozadas en el informe de la CMS," dijo el Dr. Shigeru Omi, Director Regional de la OMS para el Pacífico Occidental. "La OMS confía en que el informe de la CMS hará ver más claramente la función que desempeña la salud en el desarrollo de China y contribuirá a que el sistema de salud pase a ser más equitativo. La OMS está comprometida a colaborar con el Gobierno para realizar esos objetivos."

"El informe de la CMS revela que el mejoramiento de la salud de la población es fundamental para reducir la pobreza y coronar con el éxito las actividades de desarrollo económico y social," dijo el Dr. Jeffrey Sachs, Director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia (Estados Unidos de América) y Presidente de la CMS. "Las inversiones en la salud, si se encauzan correctamente, pueden dar resultados extraordinarios, salvar vidas humanas y aumentar la productividad económica".

"El proceso de la CMS y las iniciativas de seguimiento emprendidas en numerosos países son ilustrativos de la asociación existente entre la Universidad de Columbia, la Fundación Bill y Melinda Gates y la OMS para ayudar a los gobiernos nacionales a promover nuevos pensamientos y acciones," dijo el Dr. David Nabarro, Director Ejecutivo de Desarrollo Sostenible y Ambientes Saludables, de la sede de la OMS en Ginebra. "Los gobiernos, así como los estudiosos, la sociedad civil y grupos privados, están tratando de determinar la manera de utilizar las intervenciones sanitarias en pro de la seguridad futura y la prosperidad de todos los habitantes de nuestro planeta."

Compartir

Para más información puede ponerse en contacto con:

Mr Gregory Hartl
Teléfono: +41 (22) 791 4458
Teléfono móvil: +41 (79) 203 6715
e-mail: hartlg@who.int

Dr Agnès Leotsakos
Teléfono: +41 (22) 791 2567
e-mail: leotsakosa@who.int