Centro de prensa

Los jefes de las operaciones humanitarias de las Naciones Unidas condenan enérgicamente los ataques contra el personal y los establecimientos sanitarios perpetrados por todas las partes en el conflicto sirio

Declaración conjunta de la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan; la Coordinadora de Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, Valerie Amos; y el Director Ejecutivo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Anthony Lake.

Condenamos enérgicamente los ataques contra toda instalación sanitaria o civil en Siria y estamos profundamente preocupados por las graves consecuencias que ello pueda tener para los pacientes, el personal sanitario y el abastecimiento de suministros médicos esenciales.

Este brutal conflicto sigue ocasionando graves daños a los establecimientos sanitarios de todo el país. Más del 60% de los hospitales públicos han sufrido daños o han dejado de funcionar, y un porcentaje similar de ambulancias han sido robadas o están gravemente dañadas. En un momento en que los hospitales están desbordados por el enorme número de pacientes, es crucial que estos establecimientos se protejan y se permita al personal sanitario que preste a los pacientes atención médica, quirúrgica y obstétrica urgente sin riesgos.

Las instalaciones sanitarias deben respetarse y protegerse en cualquier circunstancia, y no deben utilizarse con fines militares. Según el derecho internacional Los ataques a establecimientos de salud pueden considerarse un crimen de guerra.

Todas las partes deben respetar el derecho internacional humanitario y cumplir con su obligación de proteger a la población civil, los profesionales sanitarios y los establecimientos de salud durante un conflicto; también deben permitir que se preste asistencia humanitaria esencial, y que el suministro de medicamentos, vacunas y equipos médicos llegue a las comunidades que más lo necesitan. Las dos partes en el conflicto y todo el pueblo sirio saldrán beneficiados si se mantiene la neutralidad y la funcionalidad de la infraestructura sanitaria.

Pese a la inseguridad y a los graves problemas de acceso, las Naciones Unidas y sus asociados han ayudado a vacunar a más de 3,3 millones de niños contra el sarampión y la poliomielitis en las últimas semanas. Más de 8.000 mujeres han recibido servicios de salud reproductiva y materna. También se ha proporcionado formación sanitaria y suministros médicos para que cientos de miles de personas que padecen enfermedades crónicas puedan recibir tratamiento.

Nosotros y nuestros asociados en las operaciones de asistencia humanitaria seguimos pidiendo que se ponga fin a la violencia y hacemos un llamamiento a quienes tienen influencia en las partes para que les insten a que cumplan con las leyes internacionales de inmediato. También pedimos que todos nuestros asociados se sumen a nuestro esfuerzo común, llamen la atención sobre estos actos inhumanos y protejan a mujeres, hombres y niños inocentes.

Para más información, pueden ponerse en contacto con:

OMS Ginebra
Gregory Hartl
Tel.: +41 22 791 4458
E-mail: hartlg@who.int

OCHA New York
Amanda Pitt
Tel.: +1 917 442 1810,
E-mail pitta@un.org

UNICEF New York
Rita Ann Wallace
Tel.: +1 212 326 7586
Móvil: +1 917 213 4034
E-mail rwallace@unicef.org

Compartir