Centro de prensa

Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades

Declaración de la OMS
25 de septiembre de 2015

La Organización Mundial de la Salud se congratula por la puesta en marcha de Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y se compromete a trabajar codo a codo con sus asociados de todo el mundo para alcanzar estos nuevos objetivos de desarrollo sostenible.

La Agenda, que retoma los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), tiene un alcance y una ambición sin precedentes. Se mantienen algunas prioridades como la erradicación de la pobreza, la salud, la educación, la seguridad alimentaria y la nutrición, pero se establece además una amplia gama de objetivos económicos, sociales y ambientales y se prometen sociedades más pacíficas e inclusivas.

La propia formulación del ODM 3 («Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades») expresa que la salud es un bien que debe alcanzarse por el valor que representa en sí mismo. No obstante, la Agenda nos recuerda que la salud es también un medio para alcanzar otros objetivos y un indicador fiable de los progresos logrados a escala mundial en favor del desarrollo sostenible.

El objetivo relativo a la salud incluye nuevas metas para cuestiones importantes en las que se lograron grandes avances en el marco de los ODM. Se han reducido las epidemias mundiales de tuberculosis y paludismo y la causada por el VIH. A nivel mundial, la mortalidad infantil y la mortalidad materna han disminuido drásticamente desde 1990, con descensos del 53% y el 40%, respectivamente.

Pero aún queda mucho camino por recorrer. A menudo, los informes sobre los progresos realizados a nivel mundial no reflejan las distintas velocidades con que avanzan los países y las regiones dentro de un mismo país. En la actualidad se reconoce la necesidad no solo de que las personas logren sobrevivir, sino también de que prosperen en la vida.

También se ha hecho evidente que el mundo sería un lugar mucho más saludable si fijamos metas que engloben una gama mucho más amplia de cuestiones. Uno de los aspectos más destacables del nuevo objetivo es que incluye metas dirigidas a luchar contra las enfermedades no transmisibles. Además, abarca la seguridad sanitaria; la salud reproductiva, de la madre, el recién nacido, el niño y el adolescente; las enfermedades infecciosas, y la cobertura sanitaria universal.

La OMS espera colaborar con sus asociados para alcanzar estas metas y se felicita en especial de la inclusión de la cobertura sanitaria universal, una aspiración que refleja el espíritu de la nueva agenda de desarrollo centrado en la equidad y en una sociedad inclusiva que no deje a nadie de lado.