Centro de prensa

La OMS condena los ataques masivos a cinco hospitales en Siria

Declaración de la OMS
16 de noviembre de 2016

La Organización Mundial de la Salud (OMS) condena los ataques contra cinco hospitales en Siria que fueron perpetrados del 13 al 15 de noviembre de 2016, incluidos tres hospitales situados en la zona rural al oeste de Alepo y dos hospitales en Idleb. Se estima que, como consecuencia de los ataques, al menos dos personas fallecieron y 19 resultaron heridas, entre las que se cuentan seis profesionales médicos.

Lamentablemente, la frecuencia y escala de esos ataques contra el sector de la salud de ese país están aumentando. A lo largo del 2016, la OMS y sus asociados han documentado 126 ataques de este tipo en todo el país.

Entre los hospitales situados de la zona rural al oeste de Alepo que sufrieron más daños estaban dos hospitales de traumatología, uno de primera línea y otro de segunda línea. Cada mes, los tres hospitales afectados daban más de 10 000 consultas y practicaban más de 1500 intervenciones quirúrgicas de importancia.

Esos ataques han reducido drásticamente los servicios de salud que se prestaban a la población en el norte de Siria y han causado importantes trastornos en los traslados de todos los pacientes gravemente heridos o enfermos.

Los dos hospitales de Idleb ofrecían cerca de 10 000 consultas por mes y practicaban más de 200 operaciones importantes y 600 partos. Uno de los hospitales era un centro de derivación de casos, especializado en atención obstétrica general de emergencia. Por otra parte, el ataque a un dispensario móvil en la región de Jishr-Ash-Shugur de Idleb priva a más de 3500 pacientes del acceso a los servicios de salud esenciales.

Una vez más, la OMS exige a todas las partes en el conflicto que respeten la seguridad y neutralidad de los trabajadores sanitarios, los centros de salud y los suministros médicos. La pauta de los ataques parece indicar que la salud es un blanco deliberado de ataques en el conflicto sirio, lo que constituye una importante violación del derecho internacional y denota un flagrante desprecio por nuestra humanidad común.

Mientras continúan los combates en todo el país, aumenta el número de centros de salud destruidos o dañados por ataques militares que privan a miles de personas de la atención sanitaria urgente y esencial que necesitan. Los ataques contra cinco hospitales y un dispensario móvil en menos de 48 horas es un ultraje que amenaza la vida de muchas más personas en Siria y despoja a las personas más vulnerables, en particular los niños y las mujeres embarazadas, de su derecho a beneficiarse de servicios de salud, en el momento en que más los necesitan.

Para obtener más información, póngase en contacto con:

Tarik Jašarević
Departamento de Comunicaciones, OMS
Teléfono: +41 22 791 5099
Móvil (celular): +41 79 367 6214
Correo electrónico: jasarevict@who.int

Fadéla Chaib
Departamento de Comunicaciones, OMS
Teléfono: +41 79 475 5556
Correo electrónico:chaibf@who.int