Centro de prensa

La Directora General de la OMS resume el resultado del Comité de Emergencia sobre el virus de Zika

Declaración de la OMS sobre la primera reunión del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional (2005) acerca del virus de Zika y el aumento de las enfermedades neurológicas y las malformaciones congénitas
1 de febrero de 2016

De conformidad con el Reglamento Sanitario Internacional, he convocado un Comité de Emergencia para que me asesore sobre la gravedad de la amenaza sanitaria que supone la continua propagación de la enfermedad por el virus de Zika en Latinoamérica y el Caribe. El Comité se ha reunido hoy por teleconferencia.

Para evaluar el grado de amenaza, los 18 expertos y asesores se centraron especialmente en la fuerte asociación temporal y espacial entre la infección por el virus de Zika y el aumento de los casos detectados de malformaciones congénitas y complicaciones neurológicas.

Los expertos coincidieron en que hay motivos convincentes para sospechar una relación causal entre la microcefalia y la infección por el virus de Zika en el embarazo, aunque todavía no se ha demostrado científicamente. Todos estuvieron de acuerdo en la necesidad urgente de coordinar los esfuerzos internaciones para investigar y entender mejor esta relación.

Los expertos examinaron asimismo las características de la reciente propagación y la amplia distribución geográfica de la especie de mosquitos que pueden transmitir el virus.

También se citaron como motivo de preocupación la ausencia de vacunas y pruebas diagnósticas rápidas y fiables, y la falta de inmunidad de la población de los países afectados recientemente.

Después de examinar los datos, el Comité consideró que el reciente conglomerado de casos de microcefalia y otros trastornos neurológicos descrito en Brasil, tras un conglomerado similar registrado en 2014 en la Polinesia francesa, constituye un “evento extraordinario” y una amenaza para la salud pública de otras partes del mundo.

En su opinión, es necesaria una respuesta internacional coordinada para minimizar la amenaza en los países afectados y reducir el riesgo de una mayor propagación internacional.

Los miembros del Comité coincidieron en que la situación cumple los requisitos para que se considere una emergencia de salud pública de importancia internacional.

He aceptado su consejo, por lo que declaro que el reciente conglomerado de casos de microcefalia y otros trastornos neurológicos comunicado en Brasil, tras un conglomerado similar registrado en 2014 en la Polinesia francesa, constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional.

Es necesaria una respuesta internacional coordinada para mejorar la vigilancia y la detección de las infecciones, las malformaciones congénitas y las complicaciones neurológicas, para intensificar el control de los mosquitos, y para acelerar el desarrollo de pruebas diagnósticas y de vacunas que protejan a las personas en riesgo, especialmente durante el embarazo.

El Comité no encontró justificaciones de salud pública para restringir los viajes ni el comercio con el fin de evitar la propagación del virus de Zika.

En la actualidad, las medidas de protección más importantes son el control de los mosquitos y la prevención de sus picaduras a las personas en riesgo, especialmente las embarazadas.

Compartir