Salud mental

Evaluación de la posibilidad de daño autoinfligido o intento de suicidio en personas con trastornos prioritarios mentales, nerviosos o por abuso de sustancias

Pregunta 1. Cuando los pacientes con diagnóstico de algún trastorno mental no lo declaran voluntariamente ¿es útil que el personal sanitario les pregunte si en el último mes han tenido pensamientos o planes de hacerse daño o si han cometido actos dañinos contra ellas mismas en el último año?

Por trastorno mental se entiende: depresión, trastorno bipolar, esquizofrenia, epilepsia, trastornos por el consumo de alcohol, trastornos por el consumo de drogas ilícitas, demencia, trastornos mentales en niños, conflictos interpersonales, violencia ejercida por un compañero íntimo, maltrato físico o sexual, pérdida reciente, enfermedad somática crónica o dolor crónico.

  • Población: adultos y niños con problemas mentales, del sistema nervioso o por uso de sustancias (véase antes) que no indican haber tenido pensamientos o planes de hacerse daño a sí mismos en el último año
  • Intervenciones: : preguntas formuladas por el personal sanitario acerca de pensamientos o planes de lesión autoinfligida en el último mes o actos dañinos en contra de sí mismos en el último año
  • Comparación: la asistencia corriente
  • Resultados:
    • tasas de intentos de suicidio a lo largo de la vida
    • número de intentos de suicidio
    • número de suicidios observado
    • frecuencia del suicidio como causa de muerte
    • frecuencia de estos trastornos en las personas que se suicidan
    • frecuencia de personas con ideación suicida
    • frecuencia de personas que acudieron al hospital a consecuencia de un episodio de lesión autoinfligida o intento de suicidio que padecen dichos trastornos.

Recomendación

Durante el reconocimiento inicial y a intervalos regulares según sea necesario, el personal sanitario no especializado debe preguntar acerca de pensamientos o planes de hacerse daño a sí mismo en el último mes o de dañarse a sí mismo en el último año a las personas mayores aquejadas de depresión, trastorno bipolar, esquizofrenia, epilepsia, trastornos por consumo de alcohol o drogas ilícitas y a las personas que acuden a consulta por dolor crónico o angustia aguda relacionada con un conflicto interpersonal, una pérdida reciente u otros acontecimientos vitales graves.
Solidez de la recomendación: FIRME

Compartir