Vigilancia de las enfermedades no transmisibles

Estrategia de la OMS de vigilancia de las ENT

Hoy en día, las enfermedades no transmisibles (ENT) suponen el 43% de la carga mundial de morbilidad. Se calcula que para el año 2020 esta cifra alcanzará el 60% y que esas dolencias serán la causa de un 73% de las muertes. La mayor parte de ese incremento se deberá a epidemias emergentes de enfermedades no transmisibles en los países en desarrollo.

Aunque existen estrategias eficaces de prevención de las ENT, para ponerlas en práctica se necesitan datos concretos sobre los factores de riesgo, sin los cuales no es posible definir correctamente las prioridades ni aplicar y supervisar intervenciones específicas. La iniciativa de "Vigilancia mundial de los factores de riesgo de ENT" de la OMS constituye una respuesta directa a esa necesidad.

Objetivos generales

Los objetivos generales del proyecto se resumen en dos: elaborar directrices y ofrecer infraestructura para la vigilancia mundial de los factores de riesgo de ENT, prestando especial atención a los países en desarrollo; y facilitar material informativo de dimensión mundial sobre la carga, las tendencias y la distribución de dichos factores de riesgo. La vigilancia es un instrumento fundamental para adoptar decisiones de salud pública basadas en datos científicos y para seguir de cerca los resultados de las intervenciones en ese terreno, con el objetivo último de contener y reducir la incipiente epidemia de enfermedades no transmisibles.

Objetivos específicos

Análisis completo de la existencia de datos sobre los principales factores de riesgo de ENT en todo el mundo, análisis de su distribución y tendencias a escala mundial y síntesis de los problemas y las carencias informativas que requieren solución con vistas a crear una infraestructura de vigilancia mundial de dichos factores de riesgo. Elaboración de una estrategia mundial de vigilancia de los factores de riesgo y aplicación de esa estrategia en la mitad de los Estados Miembros de la OMS durante un periodo de 5 años, poniendo el acento en la creación de capacidades y la implantación duradera de la vigilancia en los países. Creación de una infobase mundial en línea sobre los factores de riesgo de ENT que facilite la adopción de decisiones en materia de salud pública. Evaluación de la primera fase de aplicación (5 años) de las medidas de vigilancia y análisis de sus repercusiones.

Resultados previstos

Mayor conciencia de la utilidad que reviste la vigilancia de los factores de riesgo para el seguimiento y control de las ENT. Directrices sobre la vigilancia de esos factores de riesgo, para tener la seguridad de que en cada país se aplican métodos normalizados y validados. Desarrollo y/o fortalecimiento de la capacidad nacional para llevar a cabo la vigilancia en la mitad de los Estados Miembros de la OMS. Información de ámbito mundial sobre la carga, las características y las tendencias de los factores de riesgo de ENT, para facilitar la adopción de decisiones en materia de salud pública.

Antecedentes

Se estima que en 1999 las enfermedades no transmisibles tuvieron que ver con casi el 60% de los fallecimientos registrados en el mundo y con un 43% de la carga mundial de morbilidad. De las tendencias actuales se desprende que para el año 2020 esas patologías darán cuenta de un 73% de las muertes y un 60% de la carga de morbilidad. Las ENT, que ya revisten gran importancia en los países desarrollados, van camino de convertirse con rapidez en un grave problema de salud pública en el mundo en desarrollo. Se prevé que para el año 2020 la carga de morbilidad por esas enfermedades habrá aumentado en más de un 60% en los países en desarrollo y los nuevos países industrializados, frente a un crecimiento de menos del 10% en los países desarrollados. La causa que subyace a ese fenómeno epidémico es la progresión de una serie de factores de riesgo ligados al estilo de vida, fruto a su vez de la evolución social y económica. En muchos países, los crecientes efectos de la mundialización han acelerado este proceso.

Hoy en día existe abundante información sobre los factores de riesgo de enfermedades no transmisibles, así como una sólida experiencia en materia de prevención. Se ha demostrado que en países tanto desarrollados como en desarrollo la aplicación de un planteamiento integral y a largo plazo puede ser útil para reducir los factores de riesgo en la población, y por ende también los niveles de enfermedad, discapacidad y mortalidad. Sin embargo, las intervenciones de ámbito local requieren datos sobre los factores de riesgo en cada país en concreto, sin los cuales no es posible definir correctamente las prioridades ni aplicar y supervisar intervenciones específicas. Para que el proceso de obtención de datos sea lo más útil posible a este respecto, es preciso recopilar, analizar y utilizar la información de forma periódica y sistemática. El proyecto de "Vigilancia mundial de los factores de riesgo de ENT" de la OMS viene a responder directamente a esta necesidad.

Estrategia y actividades

Se está llevando a cabo un análisis detallado de la existencia de datos sobre los principales factores de riesgo de ENT en todo el mundo, un estudio de su distribución y tendencias mundiales y una síntesis de los problemas y las carencias informativas que requieren solución con vistas a crear una infraestructura de vigilancia mundial de dichos factores de riesgo. Los resultados del análisis de las distintas situaciones se darán a conocer por diversas vías para que lleguen a un público lo más amplio posible.

Partiendo del concepto del método progresivo de vigilancia de las enfermedades no transmisibles (PASOS), se ha elaborado una estrategia mundial de vigilancia de los factores de riesgo de esas enfermedades.

Copartícipes en el proyecto

La dirección del proyecto de "Vigilancia mundial de los factores de riesgo de ENT" de la OMS corre a cargo de la Iniciativa de Vigilancia intergrupos orgánicos del Grupo Orgánico “Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental” (NMH). Para cumplir su mandato, y tratándose de una iniciativa a muchas bandas, el equipo responsable aprovecha los conocimientos técnicos de todos los departamentos que integran el grupo orgánico, comprendida la Iniciativa "Liberarse del tabaco", y de otros grupos orgánicos competentes, lo que incluye el sistema de vigilancia de los factores de riesgo ligados al comportamiento (Behavioural Risk Factors Surveillance System).

El trabajo se lleva a cabo en colaboración/coordinación con:

Grupos orgánicos y departamentos competentes de la OMS; oficinas regionales de la OMS; otros organismos de las Naciones Unidas; centros colaboradores de la OMS; oficinas de la OMS en los países; gobiernos y donantes; ministerios de salud y destacadas instituciones científicas para el trabajo a escala nacional; ONG competentes; y otras iniciativas y redes que trabajan sobre el tema.

Indicadores utilizados para supervisar la marcha del proyecto

  • Número de países donde se ha impartido formación sobre el método PASOS.
  • Número de países capaces de alimentar el acervo de datos mundiales sobre los factores de riesgo de ENT con arreglo a los criterios definidos en la estrategia de vigilancia
  • Número de consultas del sitio Web de la OMS en el que figura la información mundial sobre el tema.
  • Análisis cualitativo de las repercusiones del proyecto en los ministerios de salud y entre los profesionales de la salud pública.
Se considerará que el proyecto ha tenido éxito si al cabo de 5 años:

  • Se ha publicado la primera evaluación mundial, por países, de la carga y las características y tendencias de los principales factores de riesgo y de las lagunas que subsisten.
  • La mitad de los Estados Miembros de la OMS han efectuado cuanto menos una encuesta siguiendo las pautas marcadas en la estrategia de "Vigilancia mundial de los factores de riesgo de ENT".
  • Existe mayor conciencia de lo útil que puede resultar la vigilancia de los factores de riesgo para adoptar decisiones en materia de salud pública.
Solicite más información sobre el departamento de Vigilancia de las ENT de la OMS y los proyectos actuales a: steps@who.int

Compartir