Enfermedades no transmisibles y salud mental

Documento de antecedentes relativo al informe de la OMS sobre reglamentación de los cigarrillos electrónicos y productos similares

El informe sobre “Sistemas electrónicos de administración de nicotina” (SEAN), entre los cuales los cigarrillos electrónicos son el prototipo más común, figura en el orden del día de la sexta Conferencia de las Partes en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco (CMCT de la OMS), que se celebrará del 13 al 18 de octubre de 2014 en Moscú.

Según este nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los fabricantes suelen comercializar los cigarrillos electrónicos y otros dispositivos similares como ayudas para dejar de fumar, o como alternativas más sanas al tabaco, y por lo tanto, en interés de la salud pública, es preciso reglamentarlos en todo el mundo.

El informe señala que los cigarrillos electrónicos representan “una frontera evolutiva llena de promesas y amenazas para el control del tabaco”, y consiguientemente es preciso regularlos para:

  • impedir la promoción dirigida a no fumadores y jóvenes;
  • minimizar los posibles riesgos sanitarios para los usuarios y no usuarios de cigarrillos electrónicos;
  • prohibir que se hagan reclamos sanitarios no comprobados sobre los cigarrillos electrónicos; y
  • proteger las actividades de control del tabaco existentes contra los intereses comerciales y otros intereses creados de la industria tabacalera.

El informe explica que si bien se necesitan más investigaciones sobre numerosas áreas relativas al uso de cigarrillos electrónicos, la reglamentación es necesaria ya para hacer frente a problemas de salud, especialmente en lo concerniente a:

  • Publicidad: un organismo gubernamental competente deberá restringir las actividades de publicidad, promoción y patrocinio de cigarrillos electrónicos a fin de asegurar que no se dirijan a los jóvenes y a los no fumadores o a personas que no consumen nicotina.
  • Consumo en interiores: se deberán adoptar medidas para poner fin al uso de cigarrillos electrónicos en el interior de lugares públicos y de trabajo. Las pruebas disponibles sugieren que el aerosol exhalado de los cigarrillos electrónicos aumenta el nivel general de algunas sustancias tóxicas, nicotina y partículas en el aire.

Desde 2005, la industria del cigarrillo electrónico ha pasado, de tener un fabricante en China, a ser un negocio global estimado en US$ 3000 millones con 466 marcas; un mercado en el que la industria tabacalera está teniendo una participación cada vez mayor. El informe destaca la inquietud de la OMS respecto del papel de la industria tabacalera en ese mercado.

Los reglamentos mencionados en el informe incluyen una prohibición de los cigarrillos electrónicos con aromas de frutas, golosinas y bebidas alcohólicas, hasta tanto se demuestre que no son atractivos para los niños y adolescentes. El cigarrillo electrónico se ha estado comercializando con casi 8000 aromas diferentes, y existe la preocupación de que ello pueda servir como puerta de entrada a la adicción a la nicotina y, en última instancia, al hábito de fumar, particularmente entre los jóvenes. Los adolescentes están probando los cigarrillos electrónicos con una frecuencia que aumenta rápidamente; según el informe, el uso del cigarrillo electrónico se ha duplicado en este grupo entre 2008 y 2012.

Entre otras conclusiones, el documento señala que en la actualidad existen pruebas insuficientes para afirmar que los cigarrillos electrónicos ayudan a dejar de fumar, o no. Por consiguiente, la OMS recomienda que, ante todo, se aliente a los fumadores a dejar de fumar y superar la adicción a la nicotina mediante una combinación de tratamientos ya aprobados.

Por otra parte, según el informe, las pruebas existentes revelan que el aerosol del cigarrillo electrónico no es sólo “vapor de agua”, como se suele afirmar en la mercadotecnia de esos productos. Aunque probablemente sean menos tóxicos que los cigarrillos convencionales, los cigarrillos electrónicos plantean amenazas para los adolescentes y los fetos de las embarazadas que los utilizan.

Asimismo, el informe indica que los cigarrillos electrónicos aumentan la exposición de los no fumadores y las personas del entorno a la nicotina y a algunas sustancias tóxicas.

La Conferencia de las Partes, en la que participan actualmente 179 Partes, es el principal organismo del Convenio y su órgano deliberante.

El 21 de mayo de 2003 la Asamblea Mundial de la Salud adoptó el CMCT de la OMS, que entró en vigor el 27 de febrero de 2005. Desde entonces, se ha convertido en el tratado más rápida y ampliamente suscrito en la historia de las Naciones Unidas.

Contactos para los medios de comunicación

Paul Garwood
Tel.: +41 22 791 1578
Móvil: +41 79 603 7294
garwoodp@who.int

Samantha Bolton
Tel.:+41 22 791 1077
Móvil: +41 79 309 8273
boltons@who.int