Nutrición

Guías para la fortificación de alimentos con micronutrientes

Autores:
Organización Mundial de la Salud, Organización para las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

Detalles de la publicación

Editores: Lindsay Allen, Bruno de Benoist, Omar Dary, Richard Hurrell
Número de páginas: 380
Fecha de publicación: 2017
Idiomas: Chino, Inglés, Francés, Español
ISBN: 978 92 4 359401 9

Descargar

Resumen

El interés por la carencia de micronutrientes ha aumentado considerablemente en los últimos años. Una de las razones principales es la constatación de que la desnutrición por carencia de micronutrientes contribuye sustancialmente a la carga mundial de morbilidad. Además, aunque la carencia de micronutrientes es más frecuente y grave en el mundo en desarrollo y en poblaciones desfavorecidas, también representa un problema de salud pública en algunos países industrializados.

Las medidas para corregir las carencias de micronutrientes tienen como objetivo garantizar el consumo de una dieta balanceada que sea adecuada para cada nutriente. Desafortunadamente, esto está lejos de ser una realidad en todas partes ya que requiere el acceso universal a alimentos adecuados y a hábitos alimentarios apropiados. La fortificación de alimentos tiene la doble ventaja de proveer nutrientes a grandes segmentos de la población sin necesidad de cambios radicales en el patrón de consumo de alimentos.

Sobre la base de varias publicaciones recientes de alta calidad y la experiencia de programas en el tema, la información sobre la fortificación de alimentos se ha analizado críticamente y luego traducido en directrices científicamente sólidas para la aplicación en el campo. El principal objetivo de estas directrices es ayudar a los países en el diseño y la implementación de programas de fortificación de alimentos apropiados. Se pretende que estas sean un recurso para los gobiernos y los organismos que se encuentran actualmente implementando o considerando la fortificación de alimentos, y una fuente de información para científicos tecnólogos y la industria de alimentos.

Las directrices están escritas desde una perspectiva de nutrición y salud pública, para proporcionar guías prácticas sobre cómo la fortificación de alimentos debe ser implementada, monitoreada y evaluada. Están dirigidas principalmente a los administradores de programas de salud pública relacionados con la nutrición, pero también deberían ser útiles para todos aquellos que trabajan para controlar la carencia de micronutrientes, incluyendo la industria alimentaria.