Seguridad del paciente

Evaluación del daño al paciente en el Mediterráneo Oriental y África

En la actualidad, se está evaluando la prevalencia de eventos adversos en algunos países. Estos proyectos cobraron impulso después de una serie de talleres que se realizaron en Egipto.

En diciembre de 2005, la OMS organizó un taller de formación de cinco días en El Cairo, Egipto. En él participaron por la Región del Mediterráneo Oriental (EMRO) Egipto, Jordania, Kuwait, Marruecos, Sudán, Túnez y Yemen; la Región de África (AFRO) estuvo representadas por Kenya y Sudáfrica. Cada país seleccionó un equipo formado por enfermeras, especialistas en registros médicos, médicos, epidemiólogos, expertos en investigación y funcionarios de los ministerios. Luego de esta reunión se lanzaron estudios de prevalencia en ocho de los países participantes. En mayo de 2006 y febrero de 2007 tuvieron lugar dos talleres complementarios.

El Dr Ross Wilson, Director del Centro para la Mejora de la Atención Sanitaria del Hospital Royal North Shore de Sydney, Australia dirige los estudios. Sisse Bjorn Olsen, becaria de Investigación Clínica en el Departamento de Biocirugía y Tecnología Quirúrgica, del Imperial College, Londres (RU) y el Dr Philippe Michel, Director de Evaluación de Estrategias de Salud de la Autoridad Sanitaria Nacional (Haute Autorité de Santé) de Francia son asesores en metodología. El coordinador de los ocho estudios es el Dr. Ahmed Abdullatif, Coordinador de Sistemas de Salud de la OMS-EMRO, con el apoyo de su equipo y del equipo de investigación de la Secretaría.

Los talleres contribuyeron a formar a los equipos de los ocho países participantes en las técnicas de examen retrospectivo de registros y organización y gestión de estudios de investigación sobre seguridad de los pacientes. Hasta la fecha, en los ocho países el progreso de los estudios es constante. Los resultados serán dados a conocer durante 2007-2008.

La experiencia demuestra que en todos los países el análisis minucioso de los eventos adversos permite descubrir puntos débiles en los sistemas de salud. Con frecuencia, el origen de estos incidentes se puede atribuir a la comunicación deficiente entre los agentes de salud o entre los agentes de salud y el paciente. Algunas veces también se pueden atribuir los fallos a factores institucionales o de gestión, por ejemplo a la falta de personal o al funcionamiento inadecuado de las estructuras de apoyo, como la farmacia, el banco de sangre o los servicios de limpieza y saneamiento ambiental.

Compartir