Campos electromagneticos (CEM)

¿Qué es el Proyecto CEM?

Antecedentes

Es necesario esclarecer científicamente los posibles efectos sobre la salud de la exposición a campos eléctricos y magnéticos estáticos y variables en el tiempo. Los campos electromagnéticos (CEM) de todas las frecuencias constituyen una de las influencias del entorno más comunes y de crecimiento más rápido sobre las que existe una creciente ansiedad y especulación. Hoy en día, todas las poblaciones del mundo están expuestas a CEM en mayor o menor grado, y conforme avance la tecnología el grado de exposición continuará creciendo.

Por ello, incluso un pequeño efecto sobre la salud de la exposición a CEM podría producir un gran impacto en la salud pública. Se ha planteado la posibilidad de que la exposición a campos magnéticos de frecuencias de la red eléctrica (50/60 Hz), es decir, de frecuencia extremadamente baja (FEB), podría producir un incremento de la incidencia de cáncer en niños y otros efectos perjudiciales para la salud. Los indicios proceden principalmente de estudios epidemiológicos en zonas residenciales. Estos estudios sugieren que existe una asociación entre la exposición de niños a campos magnéticos FEB y el aumento del riesgo de leucemia.

Los campos de radiofrecuencia (RF) se utilizan muy ventajosamente en numerosos ámbitos de la vida cotidiana, como la transmisión de radio y televisión, las telecomunicaciones (por ejemplo, los teléfonos móviles), el diagnóstico y tratamiento de enfermedades y en la industria, para el calentamiento y sellado de materiales. Con la rápida introducción de dispositivos de telecomunicación móviles, particularmente entre la población general, se ha prestado especial atención a los problemas asociados con la exposición de la cabeza a los campos cercanos de RF emitidos por la pequeña antena radiante de los teléfonos móviles. Además, persiste la preocupación por la posibilidad de que la exposición a campos de RF pulsados y de modulación de amplitud pueda ocasionar efectos específicos sobre la salud.

Conforme se desarrollan las sociedades, debido al aumento del uso de determinadas tecnologías, se produce una creciente exposición a campos eléctricos y magnéticos estáticos, particularmente en la industria, transporte, transmisión de electricidad, investigación y medicina. Nunca se han evaluado de forma adecuada los posibles efectos sobre la salud de los campos estáticos. Dada la rápida expansión de los dispositivos médicos y la inminente introducción, posiblemente a gran escala, de sistemas de transporte por levitación magnética que utilizan campos magnéticos estáticos de gran intensidad, es necesario evaluar de forma adecuada los posibles impactos sobre la salud de los campos estáticos.

Como parte de su mandato de proteger la salud pública, y en respuesta a la preocupación pública por los efectos sobre la salud de la exposición a CEM, la Organización Mundial de la Salud (OMS) creó en 1996 el Proyecto Internacional CEM para evaluar las pruebas científicas de los posibles efectos sobre la salud de los CEM en el intervalo de frecuencia de 0 a 300 GHz. El Proyecto CEM fomenta las investigaciones dirigidas a rellenar importantes lagunas de conocimiento y a facilitar el desarrollo de normas aceptables internacionalmente que limiten la exposición a CEM.

Compartir