Campos electromagneticos (CEM)

Agenda de investigación de la OMS 2003 sobre campos de radiofrecuencia

Introducción

En 1997 se elaboró una agenda de investigación en el marco del Proyecto Internacional CEM de la OMS, con el fin de facilitar y coordinar la investigación sobre los posibles efectos perjudiciales para la salud de las radiaciones no ionizantes. En años sucesivos, este programa ha sido objeto de exámenes y mejoras periódicas.

La agenda de investigación de radiofrecuencias experimentó un importante avance gracias a la contribución de un comité especial integrado por expertos científicos invitados, reunidos en Ginebra en junio de 2003. Esta agenda de investigación también recibió la aportación de un taller sobre temperaturas perjudiciales en el organismo humano, organizado por la OMS y celebrado en Ginebra en marzo de 2002 (véase Goldstein et al., Int. J. Hyperthermia 19, 373-384, 2003). El comité examinó las investigaciones realizadas en las áreas siguientes: epidemiología y estudios de laboratorio en seres humanos; estudios celulares y en animales, y dosimetría. El examen se circunscribió a las radiofrecuencias, ya que los posibles efectos de las radiaciones no ionizantes de los campos estáticos, de las frecuencias de banda ancha y las de frecuencias eléctricas se examinarán por separado.

La agenda de investigación de radiofrecuencias define como investigación de carácter prioritario aquella cuyos resultados ayudan a la OMS a evaluar el riesgo que entraña para la salud la exposición a las radiofrecuencias. Se anima a los investigadores a utilizar la agenda como guía para realizar estudios que contribuyan significativamente a las evaluaciones de la OMS de los riesgos para la salud. A fin de aumentar al máximo la eficacia de los programas de investigación de gran envergadura, se recomienda a los organismos de financiación públicos y privados que aborden la agenda de investigación de la OMS de manera coordinada. Esta coordinación permitirá minimizar la duplicación innecesaria de tareas y asegurar que los estudios considerados de carácter prioritario a los fines de la evaluación de riesgos para la salud finalicen a su debido tiempo.

La agenda de investigación está ordenada por secciones independientes en función de la importancia relativa que tenga cada actividad de investigación en la evaluación del riesgo para la salud humana, a saber: epidemiología, estudios de laboratorio en seres humanos, estudios de laboratorio en animales, y estudios de laboratorio en tejidos, células y sistemas acelulares. Aunque guarda relación con todas las áreas de investigación, la dosimetría se estudia por separado. Asimismo, hay que tener en cuenta que si bien los estudios epidemiológicos y los estudios de laboratorio en seres humanos se ocupan directamente de las variables de evaluación relativas a la salud, los estudios celulares y en animales permiten examinar las relaciones de causalidad y la plausibilidad biológica.

Antes de cada una de las secciones de investigación figura una descripción de «Cuestiones generales» de amplia aplicación a las áreas de estudio. Esas cuestiones deberán tenerse en cuenta a la hora de diseñar y analizar los estudios epidemiológicos o experimentales.

Con el fin de atender las necesidades de la evaluación prevista de riesgos para la salud, y tener una mayor comprensión científica de los posibles efectos de las radiaciones de radiofrecuencia, cada área de actividad se examinará en función de los estudios en curso, de las necesidades urgentes o a corto plazo y de las necesidades futuras o a largo plazo.

  • Estudios en curso: estudios que estén llevándose a cabo en este momento, que sean fundamentales para la evaluación de la OMS del riesgo de las radiofrecuencias y puedan finalizarse a tiempo para tal fin.
  • Necesidades urgentes o a corto plazo: estudios que no se han iniciado todavía pero que deberán emprenderse lo antes posible. Los resultados de estos estudios son cruciales para evaluar el riesgo de las radiofrecuencias.
  • Necesidades futuras o a largo plazo: estudios cuyos resultados no se esperan antes de la evaluación del riesgo de las radiofrecuencias. Estos estudios tienen un carácter prioritario y proporcionarán datos esenciales para el examen futuro de la exposición a las radiofrecuencias.
Compartir