Salud Publica y Medio Ambiente

Guías de calidad del aire - actualización mundial 2005

El aire limpio es uno de los requisitos básicos de la salud y el bienestar humanos. Sin embargo, la contaminación atmosférica sigue suponiendo una importante amenaza para la salud en todo el mundo.

Según una evaluación de la carga de morbilidad debida a la contaminación atmosférica hecha por la OMS, cada año se producen más de 2 millones de muertes prematuras atribuibles a los efectos de la contaminación atmosférica urbana y de la contaminación del aire de interiores (causada por la utilización de combustibles sólidos). Más de la mitad de esa carga recae sobre la población de los países en desarrollo.

La OMS publicó directrices sobre la calidad del aire en 1987 y las revisó en 1997. Desde la publicación de la segunda edición de las Guías de calidad del aire para Europa han aparecido en la literatura científica numerosos estudios sobre los efectos de la contaminación del aire en la salud, y en particular nuevas investigaciones importantes sobre los países de ingresos bajos y medianos, donde los niveles de contaminación atmosférica han alcanzado su nivel más alto.

En consecuencia, la OMS ha emprendido un examen de las pruebas científicas acumuladas desde entonces y de sus repercusiones en las directrices sobre la calidad del aire. El resultado de este trabajo es la revisión de los valores de determinados contaminantes atmosféricos que se presentan en este documento y son aplicables a todas las regiones de la OMS.

Guías de calidad del aire de la OMS relativas al material particulado, el ozono, el dióxido de nitrógeno y el dióxido de azufre

Más información

Compartir