Tuberculosis (TB)

HABLEMOS DE TUBERCULOSIS Y VIH


Necesidad de colaboración entre los programas de TB y VIH

  • Los programas de TB y VIH están bastante separados en la mayoría de los países. El control de ambas enfermedades podría mejorar si hubiera una mayor colaboración entre ellos.
     
  • La prevención, diagnóstico y tratamiento de la TB debe formar parte integral de la atención a los infectados por el VIH y del concepto de acceso universal, con el fin de hacer frente a una de las causas más frecuentes de enfermedad y muerte en esos pacientes.
     
  • Muchos de los obstáculos en los sistemas de salud para la aplicación de políticas nacionales, tales como la capacidad en materia de recursos humanos, la capacidad de laboratorio o la gestión de la cadena de medicamentos y otros suministros, son los mismos para los programas de TB y de VIH. El éxito en la superación de estos obstáculos es más probable si hay una colaboración entre ambos programas.
     
  • La integración de los servicios de TB y VIH en el lugar de atención facilita la vida de los pacientes, que no tienen que desplazarse a sitios distintos para recibir tratamiento para una u otra enfermedad.
     
  • En países muy afectados por la TB y el VIH, una mejor coordinación entre los grupos de la sociedad civil y el sistema de salud público contribuirá a mejorar la planificación y la prestación de servicios relacionados con estas enfermedades.
     
  • Hay una necesidad urgente de armonizar los sistemas nacionales de notificación de la TB y del VIH, de modo que se capten todos los datos y se asegure su exactitud.
     
Compartir