Iniciativa Liberarse del Tabaco

Día Mundial Sin Tabaco – 31 de mayo de 2010

Proteger a las mujeres de la promoción del tabaco y el humo del tabaco

La industria tabacalera busca, de forma constante y agresiva, nuevos consumidores que sustituyan a aquellos que han dejado de fumar y a la mitad de los consumidores actuales que morirán prematuramente de cáncer, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, enfisema u otras enfermedades relacionadas con el tabaco.

Entres las muchas dianas de la industria, una de las principales son las mujeres. Esto sucede porque hay relativamente pocas mujeres que consuman tabaco, tanto fumado como mascado. Así, solo fuman aproximadamente el 9% de las mujeres, frente al 40% de los hombres, y de los más de 1000 millones de fumadores que hay en todo el mundo, solo unos 200 millones son mujeres.

Con las mujeres, la industria simplemente tiene más mercado para abarcar.

Mientras que en algunos países la epidemia de tabaquismo está disminuyendo lentamente entre los hombres, hay países en los que el consumo de tabaco está aumentando entre las mujeres.

La futura trayectoria de la epidemia mundial de tabaquismo entre las mujeres se puede ver reflejada en los hábitos de las jóvenes de hoy en día. En la mitad de los 151 países en los que se estudiaron las tendencias del consumo de tabaco entre los jóvenes, el número de chicas que fumaban era aproximadamente el mismo que el de chicos, y en algunos países era incluso superior. Los adolescentes que fuman tienen muchas probabilidades de convertirse en fumadores habituales durante la edad adulta.

De los más de 5 millones de personas que mueren cada año por el consumo de tabaco, aproximadamente 1,5 millones son mujeres. A menos que se adopten medidas urgentes, el consumo de tabaco podría cobrarse en 2030 la vida de más de 8 millones de personas , de las cuales 2,5 millones serían mujeres. Todas y cada una de estas muertes prematuras son evitables.

En algunos países, la amenaza para la mujer no está en el interés que pueda suscitarle el tabaco, ya sea fumado o masticado, sino en la exposición al humo de los demás fumadores, en especial de los hombres. Por ejemplo, en China, donde vive un tercio de la población adulta fumadora que hay en el mundo, la epidemia de tabaquismo es casi por completo un fenómeno masculino. En ese país, son fumadoras menos del 3% de las mujeres. Sin embargo, más de la mitad de las mujeres chinas en edad fecunda están expuestas de forma habitual al humo ajeno. De las 430 000 muertes que causa cada año el tabaquismo pasivo, el 64% corresponde a mujeres.

El Día Mundial Sin Tabaco 2010 hace hincapié en el daño que la promoción y el humo del tabaco causan a la mujer. Al mismo tiempo, intenta concienciar más a los hombres para que eviten fumar cerca de las mujeres con las que conviven o trabajan y, asuman así, la responsabilidad que les corresponde.

Como se indica en el preámbulo del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, se debe proteger a las mujeres, y también los hombres, del humo del tabaco y de las técnicas comerciales de la industria tabacalera. En efecto, desde 2005, este tratado internacional reconoce «el incremento del número de fumadoras y de consumidoras de tabaco en otras formas entre las mujeres y las niñas en el mundo entero» y admite explícitamente «la necesidad de estrategias de control del tabaco específicas en función del género».

Desafortunadamente, la prohibición total de la publicidad solo abriga a menos del 9% de la población mundial, y las leyes nacionales integrales sobre entornos sin humo de tabaco únicamente protegen al 5,4%.

Controlar la epidemia de tabaquismo entre las mujeres es una parte importante de toda estrategia para controlar el tabaco. Como ha señalado la Directora General de la OMS, la Dra. Margaret Chan, la protección y la promoción de la salud de las mujeres es fundamental para la salud y el desarrollo, no solo para los ciudadanos del presente sino también para las generaciones futuras.

¡Ha llegado el momento de actuar!

Más información

Compartir