Prevención y control de los brotes de cólera: política y recomendaciones de la OMS


Viajes y comercio

Hoy día no se exigen pruebas de vacunación contra el cólera para que se pueda entrar en ningún país, y el Certificado Internacional de Vacunación ya no tiene un espacio específico para consignar las vacunaciones contra el cólera. En 1973 la Asamblea de la Salud suprimió del Reglamento Sanitario Internacional la necesidad de presentación de certificados de vacunación contra esta enfermedad.

La experiencia demuestra claramente que la cuarentena y el embargo del movimiento de personas y bienes, y en particular de productos alimentarios, son innecesarios. En la actualidad la OMS no dispone de información que demuestre que los alimentos importados de países afectados por vías comerciales se hayan visto implicados en brotes de cólera en los países importadores. Los casos aislados de cólera que se han relacionado con alimentos importados se han asociado con alimentos que estaban en posesión de viajeros.

Así pues, se puede concluir que los alimentos producidos con prácticas de fabricación adecuadas suponen un riesgo despreciable de transmisión del cólera. Por consiguiente, la OMS cree que no se justifican las restricciones de la importación de alimentos basadas simplemente en el hecho de que un país tenga una epidemia de cólera o sea endémico. No obstante, los países pueden confiscar alimentos perecederos no procesados que lleven consigo los viajeros.

Mensajes fundamentales

  • La imposición de restricciones a los viajes y al comercio han demostrado ser ineficientes y tienen el riesgo de desviar recursos útiles.
  • La OMS no tiene información de que los alimentos importados por vías comerciales desde países afectados se hayan visto implicados en ningún caso en brotes de cólera en los países importadores.
  • Los países tienen derecho a confiscar alimentos perecederos no procesados que lleven consigo los viajeros al cruzar una frontera.
Compartir