Prevención y control de los brotes de cólera: política y recomendaciones de la OMS


Recomendaciones de la OMS a los países vecinos no afectados

Los países vecinos de una zona afectada por el cólera deben poner en práctica las medidas siguientes:

  • mejorar su preparación para responder rápidamente a los brotes y limitar sus consecuencias en caso de que el cólera se propague dentro de sus fronteras;
  • mejorar la vigilancia para obtener mejores datos sobre la evaluación del riesgo y la detección temprana de los brotes, y en particular establecer un sistema de vigilancia activa.

En cambio, deben evitarse las medidas siguientes, pues se ha demostrado que son ineficaces, costosas y contraproducentes:

  • tratamiento sistemático de una comunidad con antibióticos (quimioprofilaxis masiva), pues no tiene efectos positivos en la propagación del cólera y puede tener efectos negativos al aumentar la resistencia a los antimicrobianos y crear una falsa sensación de seguridad;
  • imposición de restricciones a los viajes o al comercio entre países o entre diferentes regiones de un mismo país;
  • establecimiento de un cordón sanitario en las fronteras, medida que desvía recursos necesarios para otros fines y dificulta el buen espíritu de cooperación entre instituciones y países, en vez de unir esfuerzos.
Compartir