ODM 7: garantizar la sostenibilidad del medio ambiente

Meta 7C: Reducir a la mitad, para el año 2015, el porcentaje de personas que carezcan de acceso sostenible a agua potable y a servicios básicos de saneamiento
OMS/Jim Holmes

El porcentaje de la población mundial que utiliza fuentes mejoradas de abastecimiento de agua potable pasó del 77% en 1990 al 87% en 2008, aumento compatible con la consecución de la meta de los ODM relativa al agua potable. No obstante, es necesario un mayor esfuerzo para reducir las diferencias entre las zonas urbanas y rurales.

Por otra parte, estamos muy lejos de la meta relativa al saneamiento. En 2008 todavía había 2600 millones de personas sin acceso a aseos o letrinas higiénicos. Aproximadamente 1100 millones de personas seguían defecando al aire libre, con la consiguiente contaminación medioambiental y riesgo de infección por parásitos (anquilostomiasis, ascariasis), bacterias (cólera, shigelosis, salmonelosis) o virus (hepatitis). La situación más grave correspondía a la Región de África, donde el porcentaje de la población que utilizaba instalaciones de saneamiento mejoradas solo había aumentado del 30% en 1990 al 34% en 2008.

Actividades de la OMS

La OMS está colaborando con los países y con otros organismos de las Naciones Unidas para:

  • seguir los progresos hacia la consecución de la meta relativa al agua potable y el saneamiento mediante la actualización y perfeccionamiento de las estimaciones realizadas en colaboración con el UNICEF en el Programa Conjunto Monitoreo del Abastecimiento de Agua y del Saneamiento;

  • informar de la evolución de las cuestiones normativas, institucionales y financieras relacionadas con el saneamiento y el agua potable a través de la Evaluación Anual Mundial sobre Saneamiento y Agua Potable del Grupo del Agua;

  • elaborar directrices sobre la calidad del agua potable, el uso seguro de las aguas residuales en la agricultura y la acuicultura y la gestión de aguas de recreo seguras;

  • proporcionar a los países orientaciones, fortalecimiento de la capacidad y modelos de prácticas óptimas. En este aspecto, se ha procedido en más de 20 países al fortalecimiento de la capacidad para crear sistemas de gestión de los recursos hídricos que garanticen su sostenibilidad a largo plazo;

  • gestionar redes sobre temas especializados, tales como la gestión del suministro de agua a comunidades pequeñas; para promover y difundir información sobre el tratamiento y el almacenamiento seguro del agua doméstica, y para los reguladores del agua potable;

  • evaluar las necesidades y garantizar el saneamiento y el suministro de agua potable a los centros sanitarios y a los grupos vulnerables durante las emergencias y los desastres naturales.
Enlaces conexos

Recursos de la OMS