Enfermedades tropicales desatendidas: preguntas más frecuentes


¿Qué ejemplos pueden citarse?

La mayoría de esas enfermedades han hecho sufrir a la humanidad desde sus albores. Los padecimientos, las deformidades y la estigmatización que conllevan algunas, como la lepra, han sido descritos desde tiempos inmemoriales.

Otras, como la tripanosomiasis africana, son de sobra conocidas por su devastadora evolución clínica cuando el parásito invade el cerebro, y por el 100% de mortalidad que conllevan si no se detectan y tratan a tiempo.

Otras son igualmente devastadoras pero menos conocidas.

La oncocercosis y el tracoma son causa de ceguera. La úlcera de Buruli y algunas formas de leishmaniasis destruyen los tejidos blandos y pueden invadir los huesos. La enfermedad de Chagas y otras formas de leishmaniasis dañan gravemente los órganos internos. La dracunculosis causa dolor lancinante de tal manera que los enfermos pueden verse reducidos a la inmovilidad durante meses.

La filariasis linfática causa discapacidad en forma de extremidades y órganos externos muy hipertrofiados. La esquistosomiasis y las helmintiasis transmitidas por el suelo causan anemia grave, alteran el estado nutricional, y retrasan el crecimiento y el desarrollo de los niños.

Compartir

Última actualización:

6 de diciembre de 2010 18:01 CET