Iniciativa global sobre la seguridad de las vacunas

Declaración del Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas

Confortación del Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas acerca del efecto supuestamente negativo que ejerce la vacunación sistemática contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (vacuna triple bacteriana o DTP) en la supervivencia infantil

Noviembre de 2002

Un estudio realizado en Guinea-Bissau, que fue publicado en el British Medical Journal en diciembre de 2000 por Kristensen y cols.1, aportó datos indicativos de unos efectos inespecíficos de la vacunación sistemática, que pueden afectar, negativa o positivamente, la supervivencia del lactante, según la vacuna que se utilice. Se ha comunicado una mortalidad elevada en el semestre posterior a la administración de la vacuna DTP en una población infantil, y se sugirió que las niñas eran más propensas que los varones a verse afectadas por la elevada mortalidad. El Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS) examinó esta cuestión y rogó encarecidamente a la OMS que solicitara un análisis de dicha hipótesis en conjuntos de datos distintos procedentes de los diversos países en los que se hubieran registrado datos de vacunación, mortalidad y otros factores que quizás afectaran la mortalidad. Tras una convocatoria abierta de propuestas, la OMS financió o cofinanció estudios en Bangladesh, Burkina Faso, Indonesia y Papua Nueva Guinea.

El análisis de los estudios patrocinados por la OMS ha finalizado. Todos los estudios revelan tasas de mortalidad reducidas en los niños vacunados con la totalidad de las vacunas. En concreto, los estudios no han revelado efecto negativo alguno de la vacuna DTP, ni tampoco se hallaron diferencias entre los niños y las niñas.

El Comité dedujo que se dispone de pruebas suficientes para rechazar la hipótesis de un aumento de mortalidad inespecífica después de la vacunación.

1 Kristensen I. et al. Routine vaccinations and child survival: follow up study in Guinea-Bissau, West Africa. BMJ 2000;321:1435-8

Compartir