Iniciativa global sobre la seguridad de las vacunas

Declaración sobre eventos adversos posteriores a la vacunación contra la parotiditis

enero de 2004

En su novena reunión, celebrada en la ciudad Ginebra , Suiza los días 3 y 4 de diciembre de 2003, el Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS) estudió una propuesta para un laboratorio de referencia internacional para el aislamiento del virus de la parotiditis y la creación de un banco de cepas vírales. La parotiditis y la meningitis aséptica se han descrito como complicaciones en la vacunación con las cepas Urabe, Leningrad–Zagreb y Leningrad-3 de la vacuna antiparotidítica pero no en la vacunación con la cepa Jeryl–Lynn1. El GACVS señaló que ahora que todas las cepas virales de la parotiditis pueden caracterizarse mediante la reacción en cadena de la polimerasa y secuenciación de nucleótidos, deberían poder abordarse de forma científica algunas cuestiones pendientes relativas a la seguridad de las vacunas, como son: la definición de los factores moleculares determinantes de la atenuación del virus, los factores genéticos concretos determinantes de la virulencia, la seguridad de las vacunas en función de si están compuestas por poblaciones virales puras o mixtas y de su antigenicidad, la determinación de la fase en la que se producen mutaciones puntuales en el virus (en los pasajes, durante su replicación en el organismo, o en ambas fases) y la existencia de subvariantes virales en las diferentes vacunas. El Comité recomendó que se investigara en más detalle la hipótesis que plantea una posible asociación entre mutaciones puntuales en determinadas posiciones de la región genómica del gen para la proteína hemaglutinina-neuraminidasa y la meningitis aséptica tras la vacunación. Estas investigaciones permitirían comprender mejor las características genéticas y moleculares de las cepas utilizadas para la elaboración de vacunas antiparotidíticas. Investigaciones adicionales pueden contribuir asimismo a definir los perfiles de seguridad e inmunogenicidad de las vacunas antiparotidíticas. Si mediante ensayos moleculares, se pudieran distinguir los virus salvajes de la parotiditis de las cepas vacunales, , se mejoraría el control de la calidad de las vacunas actuales y futuras. El GACVS ha recomendado a la OMS la creación de un laboratorio internacional de referencia para cepas virales de parotiditis aisladas de las personas vacunadas.

El GAVCS también observó que el estudio actualizado sobre datos existentes en la seguridad de las distintas cepas virales usadas en las vacunas antiparotidíticas, muestra que hay diferentes grados de parotiditis asociados a diferentes cepas virales, pero éstos datos son insuficientes como para deducir que existen diferentes riesgos de meningitis aséptica. El Comité había estudiado este anlálisis anteriormente, en la reunión1 de junio de 2003, y concluyó que las estimaciones de los riesgos de meningitis parotidítica posvacunal varían de unos estudios a otros debido a diferencias en las condiciones y circunstancias de cada estudio y a los diferentes grados de fármaco vigilancia. El Comité concluyó además que los datos disponibles son insuficientes para distinguir disitntos perfiles de seguridad con respecto a la meningitis aséptica de las cepas Urabe, Leningrad-Zagreb y Leningrad-3. Si se utilizan las vacunas derivadas de las cepas Urabe, Leningrad-Zagreb y Leningrad-3 en campañas de vacunación colectiva, los programas de vacunación nacionales deben tener en cuenta la posible aparición de brotes de meningitis aséptica tras las campañas.

El GACVS es un órgano consultivo para asuntos científicos creado por la OMS para evaluar de forma confiable e independiente los problemas de inocuidad de las vacunas, con objeto de responder a estas cuestiones de forma inmediata y eficiente y con rigor científico. Está integrado por expertos de todo el mundo en epidemiología, pediatría, medicina interna, farmacología y toxicología, enfermedades contagiosas, salud pública, inmunología y autoinmunidad, reglamentación farmacéutica y seguridad.


1WER (Parte epidemiológico semanal) núm. 32, 2003, págs. 282–284.

Compartir