Iniciativa global sobre la seguridad de las vacunas

Posición del Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas sobre la preocupación suscitada por un artículo acerca de la seguridad de las vacunas que contienen tiomersal

Mayo 2003

Un artículo publicado en el Journal of American Physicians and Surgeons 1, afirma que hay datos que prueban que existe una relación entre la exposición al mercurio de vacunas infantiles que contienen tiomersal y cardiopatías y alteraciones en el desarrollo neurológico del comportamiento.

Basándose en un examen preliminar minucioso, el Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS) concluye que el artículo no proporciona una base científica suficiente para modificar la política de la OMS con respecto a las vacunas que contienen tiomersal. No obstante, la OMS y el GACVS continuarán examinando esta cuestión con atención en el futuro.

El artículo presenta ciertas limitaciones que restan solidez a las conclusiones extraídas por los autores, entre las que cabe citar las siguientes: el lector no tiene la posibilidad de consultar los datos utilizados en el análisis; no hay definiciones de casos claras de las afecciones mencionadas en el artículo; las descripciones de los métodos estadísticos utilizados son poco claras o insuficientes; los autores suponen que la toxicidad del etil-mercurio es equivalente a la del metil-mercurio, lo cual no es necesariamente correcto y ha sido contradicho por diversas autoridades; el artículo supone que las poblaciones en estudio son las mismas (los métodos utilizados presentan posibilidades claras de sesgo de selección); y no tiene en cuenta la evolución de los patrones de notificación de las enfermedades atribuidas a las vacunas durante los años que duró el estudio. Los resultados publicados del estudio relativos a las cardiopatías y alteraciones en el desarrollo neurológico y del comportamiento tras la administración de vacunas que contienen tiomersal no cumplen los criterios científicos necesarios para establecer una relación causal. La suma de todos estas objeciones llevan al GACVS a concluir que el artículo no proporciona pruebas suficientes para justificar la modificación de la política de salud pública.

Antecedentes

En 1999, se planteó en los Estados Unidos de América la preocupación por la exposición al mercurio tras la vacunación con vacunas que contienen tiomersal. Esta preocupación se basó en la constatación de que la cantidad acumulada de mercurio administrada en los calendarios de vacunación de lactantes podía superar el umbral recomendado para el metil-mercurio por un organismo de la administración estadounidense. Sin embargo, el tiomersal no contiene metil-mercurio, sino etil-mercurio.

Los informes y los datos presentados por los expertos al GACVS en junio de 2002 indican que la farmacocinética del etil-mercurio y la del metil-mercurio difieren considerablemente. En concreto, la semivida del etil-mercurio es más corta (menos de una semana) que la del metil-mercurio (un mes y medio). Dos estudios epidemiológicos independientes realizados en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte sugieren que no existe asociación alguna entre el retraso del desarrollo, en concreto de consecuencias perjudiciales para el desarrollo neurológico o problemas de comportamiento, y las vacunas contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP) que contienen tiomersal.

Basándose en estos resultados, el GACVS ha concluido que, según la evidencia actual, no se puede afirmar que el tiomersal de las vacunas esté asociado a la toxicidad por mercurio en lactantes, niños o adultos. La bibliografía sobre este tema, incluido el artículo publicado más reciente mencionado arriba1, no justifica la modificación por motivos de seguridad de las prácticas de vacunación actuales con vacunas que contienen tiomersal2.

  • Geier MR, Geier DA. Thimerosal in Childhood Vaccines, Neurodevelopmental Disorders, and Heart Disease in the United States. Journal of American Physicians and Surgeons, 8(1):6-11, 2003.
  • Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas, 20-21 June 2002. Weekly Epidemiological Record. 77(47):389-394, 2002.
Compartir