Iniciativa global sobre la seguridad de las vacunas

Declaración sobre el tiomersal

El Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas concluye que no hay pruebas de toxicidad en lactantes, niños o adultos expuestos a tiomersal (que contiene etil-mercurio) presente en vacunas.

Julio 2006

En 1999, se planteó en los Estados Unidos de América la preocupación por la exposición al mercurio presente en vacunas. Esta preocupación se basó en la constatación de que la cantidad acumulada de mercurio administrada en el calendario de vacunación de lactantes podía superar el umbral recomendado para el metil-mercurio por la administración estadounidense. No obstante, el conservante tiomersal, presente en algunas vacunas, contiene etil-mercurio y no metil-mercurio. El Comité Consultivo Mundial sobre Seguridad de las Vacunas (GACVS) evaluó esta cuestión por vez primera en una reunión especial celebrada en agosto de 2000 y ha continuado examinando la cuestión desde entonces.

Los informes y datos presentados por una reunión consultiva de expertos al GACVS indican que el perfil farmacocinético del etil-mercurio es substancialmente diferente del perfil del metil-mercurio. La semivida del etil-mercurio (menos de una semana) es más corta que la del metil-mercurio (un mes y medio), de modo que la exposición al etil-mercurio en la sangre es comparativamente breve. Además, el etil-mercurio se elimina activamente por vía intestinal, a diferencia del metil-mercurio, que se acumula en el organismo.

En Dinamarca y en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte se han completado cuatro estudios epidemiológicos independientes que investigaban las asociaciones y la frecuencia de alteraciones neurológicas y del comportamiento en relación con la administración de vacunas que contienen tiomersal. Las conclusiones de estos estudios no cuestionan la inocuidad de las vacunas que contienen tiomersal existentes administradas a lactantes. Recientemente, se han publicado dos estudios que afirman que, tras la interrupción del uso de vacunas que contienen tiomersal en el programa de inmunización de los Estados Unidos de América, han disminuido las alteraciones en el desarrollo neurológico en dicho país. El Comité determinó que las conclusiones de los autores eran poco convincentes debido al diseño del estudio y al origen de los datos.

El GACVS examinó la información disponible sobre un estudio farmacocinético en curso sobre el tiomersal en macacos y evaluó la validez de los modelos con animales para estudiar las asociaciones entre el tiomersal y las alteraciones neurológicas y del comportamiento en seres humanos. Se informó al Comité sobre los estudios en curso, en los Estados Unidos de América e Italia, sobre la relación entre alteraciones neurológicas y del comportamiento en seres humanos y la exposición al tiomersal, así como sobre un estudio acerca de la idoneidad del uso de vacunas que no contienen tiomersal en formas de presentación de vial multidosis, evaluadas por la conservación de la esterilidad de las vacunas durante hasta 30 días.

Basándose en dicha información, el GACVS concluyó que los estudios farmacocinéticos y sobre el desarrollo más recientes no respaldan las hipótesis que causan preocupación por la seguridad del tiomersal (etil-mercurio) en las vacunas. El Comité determinó, y en consecuencia informa, que no hay razón para modificar por motivos de seguridad las actuales prácticas de vacunación con vacunas que contienen tiomersal, ya que los supuestos riesgos que pueda entrañar su uso no se han demostrado. No obstante, los datos de recién nacidos a término bien alimentados no necesariamente pueden extrapolarse a lactantes prematuros o malnutridos. Sería difícil realizar estudios sobre este último grupo, pero el GACVS respalda la realización de investigaciones adicionales.

El GACVS continuará examinando las pruebas, incluidos, en su caso, los datos epidemiológicos, que puedan proporcionar los estudios en curso.

Compartir