Agua, saneamiento y salud

Celebración del Decenio Internacional para la Acción: "El Agua Fuente de Vida" 2005-2015


Decenio Internacional para la Acción: “El agua, fuente de vida” 2005–2015

En muchas partes del mundo, como Europa o Norteamérica, la gente da por sentado que basta con abrir un grifo para tener agua limpia y segura para beber, cocinar o lavar. Sin embargo, más de mil millones de seres humanos se ven obligados a recurrir a fuentes de abastecimiento de agua potencialmente nocivas. Todos los años, el 22 de marzo (Día Mundial del Agua) pone de manifiesto el esfuerzo permanente por promover el acceso al agua potable y a los servicios de saneamiento. La celebración de este día constituye un trampolín para concienciar al público sobre la importancia del agua, avivar el debate y centrarse en los peligros derivados de un acceso inadecuado al agua potable y a las instalaciones de saneamiento.

El decenio 2005-2015 será crucial: ha llegado el momento de intensificar las acciones y reforzar los esfuerzos para promover este tema. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha proclamado el periodo de 2005 a 2015 Decenio Internacional para la Acción, “El agua, fuente de vida”, que dará comienzo el 22 de marzo de 2005, Día Mundial del Agua. Este Decenio contribuirá a que los objetivos mundiales “se centren con más ímpetu en los asuntos relacionados con el agua, al tiempo que se trata de asegurar la participación de la mujer en los programas de desarrollo relativos al agua y se promueve la cooperación en todos los ámbitos”.1

La buena noticia es que, tras haber logrado una cobertura del 83% en 2002, el mundo va camino de conseguir la meta de los ODM relativa al agua potable. No obstante, el entusiasmo queda empañado por el lento progreso del África subsahariana y el escaso avance de los servicios de saneamiento en la mayoría de los países en desarrollo. Se calcula que en 2002 alrededor de 2600 millones de personas no disponían siquiera de las instalaciones de saneamiento básicas. Desde una perspectiva más amplia, el logro de todos los ODM dependerá ante todo del desarrollo y la gestión responsables de los recursos hídricos vinculados a la salud (abastecimiento de agua y saneamiento, agricultura de regadío), los medios de subsistencia (calidad de los productos y servicios de los ecosistemas acuáticos, generación de energía hidroeléctrica) y la vulnerabilidad (protección contra el impacto de las inundaciones y los periodos de sequía).

El Decenio brinda la posibilidad de reactivar el compromiso político y ofrece asimismo una oportunidad única para emprender un esfuerzo de promoción y reflexión a escala internacional con el objetivo de fomentar la participación de los ciudadanos en la campaña internacional de “El agua, fuente de vida”. Así pues, vale la pena reflexionar sobre los siguientes aspectos:

Cuánta gente sabe que en 2002:

  • 1100 millones de personas carecían de acceso a mejores fuentes de abastecimiento de agua (agua corriente en casa o en el patio procedente de sistemas de abastecimiento públicos, fuentes y pozos protegidos, depósitos emplazados en lugares públicos, o recogida de agua de lluvia), lo que supone un 17% de la población del planeta.
  • 2600 millones de personas (el 42% de la población del planeta) carecían de acceso a servicios de saneamiento básicos.
  • De los 1100 millones de personas que no tenían acceso a mejores fuentes de abastecimiento de agua, cerca de dos tercios viven en Asia.
  • 1,8 millones de seres humanos mueren al año a causa de enfermedades diarreicas (incluido el cólera), el 90% de los cuales son niños menores de cinco años, sobre todo en los países en desarrollo.
  • El 80% de la población sin acceso a agua potable vive en zonas rurales, pero el futuro crecimiento demográfico se registrará fundamentalmente en áreas urbanas.

Sobre la base de las prioridades actuales y las nuevas, los objetivos generales del Decenio para la Acción “El agua, fuente de vida” 2005-2015 (entre los que se incluyen los elementos y mensajes de la campaña del Día Mundial del Agua 2005) son los siguientes:

  • infundir una sensación de urgencia y garantizar que las diferentes partes interesadas actúen con celeridad con el fin de lograr las metas relativas al agua y al saneamiento establecidas en los ODM para 2015;
  • promover una mayor sensibilización sobre el modo en que el desarrollo y la gestión integrados de los recursos hídricos ofrecen un respaldo decisivo a los esfuerzos por lograr todos los ODM, y no sólo la meta 10;
  • favorecer y ampliar la participación de la sociedad civil para conseguir un mayor compromiso social en torno a “El agua, fuente de vida”.

1Con el fin de alcanzar las metas relativas al agua de los ODM, el Plan de Aplicación de Johannesburgo de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible y el Programa 21.

Compartir