Agua, saneamiento y salud (ASS)

Agua potable salubre y saneamiento básico en pro de la salud

En el marco del objetivo 7 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la meta 10 tiene como finalidad reducir a la mitad para 2015 el porcentaje de personas que carecen de acceso sostenible al agua potable y al saneamiento básico.

¿Qué significa un acceso sostenible a un agua potable salubre y al saneamiento básico?

La OMS y el UNICEF monitorean en nombre del sistema de las Naciones Unidas los progresos realizados hacia la consecución de la meta 10 de los ODM. El Programa Conjunto de Monitoreo (PCM) define el agua potable salubre y el saneamiento básico de la siguiente manera:

  • Agua potable es el agua utilizada para los fines domésticos y la higiene personal, así como para beber y cocinar;
  • Uno tiene acceso al agua potable si la fuente de la misma se encuentra a menos de 1 kilómetro de distancia del lugar de utilización y si uno puede obtener de manera fiable al menos 20 litros diarios para cada miembro de la familia;
  • Agua potable salubre es el agua cuyas características microbianas, químicas y físicas cumplen con las pautas de la OMS o los patrones nacionales sobre la calidad del agua potable;
  • Por acceso de la población al agua potable salubre se entiende el porcentaje de personas que utilizan las mejores fuentes de agua potable, a saber: conexión domiciliaria; fuente pública; pozo de sondeo; pozo excavado protegido; surgente protegida; aguas pluviales. .

Saneamiento básico es la tecnología de más bajo costo que permite eliminar higiénicamente las excretas y aguas residuales y tener un medio ambiente limpio y sano tanto en la vivienda como en las proximidades de los usuarios. El acceso al saneamiento básico comprende seguridad y privacidad en el uso de estos servicios. La cobertura se refiere al porcentaje de personas que utilizan mejores servicios de saneamiento, a saber: conexión a alcantarillas públicas; conexión a sistemas sépticos; letrina de sifón; letrina de pozo sencilla; letrina de pozo con ventilación mejorada.

Apoyo para el cumplimiento general de los ODM

La combinación de un abastecimiento de agua potable salubre y saneamiento higiénico es una condición previa para obtener resultados satisfactorios en la lucha contra la pobreza y el hambre (Objetivo 1), en pro de la enseñanza primaria (Objetivo 2), la igualdad de género y la autonomía de la mujer (Objetivo 3), la reducción de la mortalidad infantil (Objetivo 4), la salud materna (Objetivo 5), la lucha contra el VIH/SIDA y el paludismo (Objetivo 6), la sostenibilidad del medio ambiente (Objetivo 7) y el establecimiento de alianzas mundiales (Objetivo 8).

Agua potable, saneamiento, salud y enfermedades

Unos 2600 millones de personas - la mitad del mundo en desarrollo - carecen hasta de una letrina sencilla «mejorada», y 1100 millones de personas carecen de acceso a cualquier tipo de fuente mejorada de agua de bebida. Como consecuencia directa de ello:

  • 1,6 millones de personas mueren cada año de enfermedades diarreicas (incluido el cólera) atribuibles a la falta de acceso a un agua potable salubre y al saneamiento básico, y un 90% de esas personas son menores de 5 años, principalmente de países en desarrollo;
  • 160 millones de personas están infectadas por la esquistosomiasis, que causa decenas de miles de defunciones anuales; 500 millones de personas corren riesgo de contraer tracoma, por cuya causa 146 millones están amenazadas de ceguera y 6 millones padecen deterioro visual;
  • las helmintiasis intestinales (ascariasis, tricuriasis y anquilostomiasis) están azotando al mundo en desarrollo por falta de agua, saneamiento e higiene adecuados, y 133 millones de personas sufren de fuertes parasitosis intestinales causadas por helmintos; cada año hay aproximadamente 1,5 millones de casos de hepatitis A clínica.

Lo que se necesita para alcanzar la meta

La mencionada meta de los ODM implica el compromiso de aumentar la cobertura mundial con agua potable de un 77% en 1990 a un 88,5% en 2015. Durante el periodo 1990-2002 (sobre el cual se dispone de datos) la cobertura mundial aumentó un 5%, pasando de un 77% a un 83%. Esto significa que casi 1000 millones de personas obtuvieron acceso a mejores fuentes de agua durante ese periodo. La progresión mundial de la cobertura entre 1990 y 2002 indica que la meta de los ODM referente al agua de bebida probablemente se alcance, salvo en el África subsahariana porque está retrasada en comparación con las otras regiones en desarrollo en cuanto a la evolución hacia lo proyectado.

Alcanzar la meta de saneamiento de los ODM requerirá un esfuerzo sin precedentes puesto que 2600 millones de personas carecían de acceso al saneamiento básico en 2002. Durante el periodo 1990 2002, el acceso a un mejor saneamiento aumentó un 9% hasta llegar a un 58% a nivel mundial. Para reducir a la mitad el porcentaje de personas carentes de un mejor saneamiento, la cobertura mundial debe aumentar hasta llegar a un 75% en 2015, a partir de un 49% en 1990. Sin embargo, si sigue la tendencia registrada en 1990 2002, faltarán más de 500 millones de personas para que el mundo alcance la meta de saneamiento. En otras palabras, cerca de 2400 millones de personas carecerán de un mejor saneamiento en 2015, es decir casi tantas como hoy.

Resultados sanitarios del alcance de la meta

Alcanzar la meta de los ODM permitiría evitar 470 000 defunciones y tener 320 millones más de días hábiles productivos cada año. Los análisis económicos muestran que las inversiones efectuadas para lograr la meta tendrían beneficios considerables. Se ha calculado que los beneficios económicos oscilarían entre US$ 3 y US$ 34 por cada dólar invertido, según la región del mundo.

Esfuerzos de la OMS

El enfoque estratégico de la OMS que contribuye a los esfuerzos mundiales desplegados para alcanzar las metas proyectadas en materia de agua y saneamiento abarca una variedad de intervenciones, desde actividades de promoción y fomento en todos los niveles hasta actividades nacionales dirigidas a los pobres y subatendidos, basadas en un conjunto fuerte y autorizado de normas e instrumentos relacionados con prácticas óptimas. Las áreas programáticas de la OMS prevén la colaboración con asociados y comprende lo siguiente:

  • el monitoreo mundial del sector de abastecimiento de agua y saneamiento mediante el Programa Conjunto OMS/UNICEF de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y del Saneamiento (PCM), que es el instrumento utilizado por el sistema de las Naciones Unidas para medir los progresos realizados a nivel de país, regional y mundial en pos de la meta de los ODM referente al agua y al saneamiento;
  • la preparación, actualización continua y difusión amplia de las Guías de la OMS para la Calidad del Agua Potable y otras normas cuyo objetivo fundamental es mejorar la calidad de los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento;
  • estudios pioneros que comparan el costo de prestar o mejorar los servicios de agua y saneamiento y la salud y los beneficios no sanitarios de las diferentes intervenciones;
  • la promoción del tratamiento domiciliario del agua y la prestación de apoyo a través de una red mundial integrada por organizaciones internacionales, institutos de investigación, personal estatal de diferentes países, etc.;
  • la promoción y el apoyo a la mejora de los comportamientos en materia de higiene y aspectos relacionados con el género;
  • un apoyo decidido a favor de la aplicación de enfoques apropiados para mejorar la cobertura de saneamiento con tecnologías asequibles, eficaces e inocuas para el medio ambiente.
Compartir