Agua, saneamiento y salud (ASS)

Reconocimiento del acceso al agua segura y limpia y a servicios de saneamiento como un derecho humano

El 28 de julio de 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró que el acceso al agua potable segura y limpia y al saneamiento era un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los demás derechos humanos. Además, expresó su profunda preocupación por el hecho de que casi 900 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso al agua potable, una cifra suministrada por el Programa Conjunto OMS/UNICEF de Monitoreo del Abastecimiento de Agua y del Saneamiento.

La Asamblea General de las Naciones Unidas instó a sus Estados Miembros, así como a las organizaciones internacionales, a que ofrecieran financiación, recursos y tecnología para ayudar a los países más pobres a proporcionar acceso universal a sistemas accesibles y asequibles de abastecimiento de agua segura y limpia y de saneamiento.

Además de la persistente falta de acceso a fuentes de agua potable mejoradas, 2.600 millones de personas carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento. Aproximadamente 1,5 millones de niños menores de cinco años mueren cada año como resultado de enfermedades relacionadas con la falta de acceso al agua y al saneamiento.

Después de su 15ª reunión, celebrada en septiembre de 2010, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas afirmó que el derecho al agua y al saneamiento dimana del derecho a un nivel de vida adecuado. Esto llevó a la Experta Independiente sobre las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el acceso al agua potable y al saneamiento, Sra. Catarina de Albuquerque, a afirmar que "esto significa que para las Naciones Unidas el derecho al agua y al saneamiento está incluido en los tratados de derechos humanos existentes y, por lo tanto, es jurídicamente vinculante.

Compartir