Informe sobre la salud en el mundo

Capítulo 2: Objetivos de Salud del Milenio: caminos hacia el futuro

Objetivos de Salud del Milenio: caminos hacia el futuro

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) sitúan la salud en el corazón del desarrollo y representan una serie de compromisos contraídos por gobiernos del mundo entero para contribuir con más ahínco a reducir la pobreza y el hambre y dar respuesta a problemas como la mala salud, las desigualdades por razón de sexo, la falta de educación, el acceso a agua salubre y la degradación ambiental. Tres de los ocho objetivos están directamente relacionados con la salud, y todos los demás tienen importantes efectos indirectos en ella. Este capítulo, en el que se describen los orígenes de los ODM y se evalúan los avances logrados hasta la fecha hacia su consecución, contiene una importante advertencia: si los países, tanto los ricos como los que se hallan en vías de desarrollo, no refuerzan notablemente sus compromisos, será imposible alcanzar estos objetivos para el conjunto del planeta.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) adoptados por las Naciones Unidas en 2000 brindan la ocasión de emprender una acción concertada para mejorar la salud mundial. Los ODM sitúan la salud en el corazón del desarrollo y establecen un novedoso pacto mundial que vincula a los países desarrollados y los países en desarrollo por medio de obligaciones claras y recíprocas.

No va a resultar fácil aprovechar la oportunidad que ofrecen los ODM. Por ahora, los países ricos no han asumido plenamente todas las responsabilidades previstas en el pacto, como el establecimiento de políticas más justas de comercio internacional, el aumento de la asistencia oficial para el desarrollo, la adopción de medidas para aliviar la carga de la deuda o la agilización de la transferencia de tecnología. Pese a los progresos registrados en algunas esferas, muchos países en desarrollo aún no han empezado a avanzar hacia la consecución de sus ODM relacionados con la salud. Si los países, tanto desarrollados como en desarrollo, no refuerzan notablemente sus compromisos, va a ser imposible asegurar el cumplimiento de los ODM en el plano mundial; además, los resultados obtenidos en algunos de los países más pobres serán muy inferiores a los logros esperados. La OMS y los asociados internacionales en la esfera de la salud deben intensificar su cooperación con los Estados Miembros para acelerar los progresos hacia los ODM y asegurar que las mejoras que se obtengan beneficien a los más necesitados.

Documentos conexos

Descargar este capítulo [pdf 240kb]