Informe sobre la salud en el mundo

Capítulo 2: Objetivos de Salud del Milenio: caminos hacia el futuro


Los ODM y la OMS

Definición del lugar que los ODM deben ocupar en el seno de la OMS

Los ODM están cobrando una importancia estratégica cada vez mayor para numerosas organizaciones internacionales. Para los gobiernos y los organismos de desarrollo constituyen a la vez una importante selección de objetivos y un instrumento para reorientar sus estrategias y definir parámetros de gestión responsable. La OMS otorga gran importancia a los esfuerzos encaminados a ayudar a los países y los asociados en pro del desarrollo en su empeño por alcanzar los ODM relacionados con la salud. Se han logrado ciertos avances, por ejemplo en lo referente a la mejora del acceso a los medicamentos esenciales en diversos países de cada una de las seis regiones de la Organización (véase el recuadro 2.5).

Recuadro 2.5 Asegurar la calidad de los medicamentos contra el VIH/SIDA, la tuberculosis y la malaria

Hasta 2001 las Naciones Unidas y otros organismos compradores carecían de un sistema coordinado de evaluación de la calidad para los medicamentos contra el VIH/SIDA. A medida que se intensifican los esfuerzos encaminados a extender masivamente el acceso al tratamiento para las personas afectadas por el VIH/SIDA, y conforme se facilita la adquisición de medicamentos genéricos más baratos para los países de bajos ingresos, el acuerdo en torno a un procedimiento que asegure que esos medicamentos sean de calidad aceptable permitirá adquirir esos productos en mayores cantidades (18).

En marzo de 2001 la OMS inició un sistema piloto en colaboración con otras organizaciones de las Naciones Unidas (UNICEF, FNUAP y ONUSIDA) para evaluar la conformidad de los medicamentos contra el VIH/SIDA con las normas internacionales, y por tanto su idoneidad para ser adquiridos por los organismos de las Naciones Unidas. El procedimiento en cuestión comprende lo siguiente:

  • evaluación de la información sobre el producto suministrado por los fabricantes;
  • inspección de los sitios de fabricación;
  • realización de comprobaciones aleatorias de seguimiento de la calidad de productos evaluados anteriormente.

El examen de más de 250 expedientes de productos de distintos fabricantes de sustancias nuevas y genéricas demuestra que un número creciente se ajusta ya a las normas y patrones que exige la OMS. Estos cambios se recogen en la última edición de la lista de productos y fabricantes preacreditados, publicada y actualizada regularmente en el sitio web de la OMS (http://www.who.int/medicines/organization/qsm/activities/pilotproc/pilotprocmain.shtml). Dicha lista incluye ya 50 antirretrovirales (entre ellos 22 genéricos), que se desglosan en 44 productos con un solo componente, cinco combinaciones dobles y una combinación triple. La iniciativa ha empezado a trabajar también en la preacreditación de medicamentos contra la malaria y la tuberculosis, terreno en el que ha hecho avances considerables.

Con todo, centrar la atención en los ODM no está reñido con tratar de avanzar en lo referente a cuestiones o países que no guardan una relación directa con esos objetivos. Además, los esfuerzos dedicados a los ODM no se limitan a las actividades de la OMS expresamente mencionadas en uno o en varios objetivos o metas (como ocurre con la salud del niño o el VIH/SIDA). En ese sentido, buena parte de lo que sigue en el presente informe está relacionado con esos objetivos. El concepto de ODM implica la obtención de resultados, eso sí, mediante una amplia variedad de intervenciones sanitarias. Con todo, como ya se ha señalado en relación con la formulación de políticas, si se pretende abarcarlo todo, puede que no se obtenga nada.

La labor de la OMS en relación con los ODM se regirá por tres principios. En primer lugar, la Organización colaborará con los países para ayudarles a idear y consolidar un conjunto más completo de objetivos de salud que se centren específicamente en sus propias circunstancias particulares. En segundo lugar, la OMS concederá especial prioridad a ayudar a los países a preparar objetivos y planes encaminados a conseguir que los grupos desfavorecidos compartan plenamente las mejoras derivadas de los progresos hacia los ODM relacionados con la salud (por ejemplo, asegurando que las mejoras de las condiciones de las personas que viven por debajo de los umbrales de pobreza de sus respectivos países sean, en términos porcentuales, como mínimo igual de importantes que las mejoras medias registradas para el conjunto de la población). En tercer lugar, la OMS exhortará enérgicamente a los países desarrollados a cumplir con su parte del pacto, en especial tomando medidas con respecto a los elementos del Objetivo 8 de importancia vital para los demás ODM.

Desde un punto de vista práctico, la OMS llevará a cabo su labor del modo descrito a continuación.

  • Labor normativa y técnica. La OMS respalda los esfuerzos nacionales encaminados a lograr los ODM mediante una amplia labor normativa y técnica en las esferas de la salud materna, la salud del niño, el VIH/SIDA, la tuberculosis, la malaria, el agua y el saneamiento, el acceso a los medicamentos, los sistemas de salud y la salud ambiental, y también trabajando en cuestiones de desarrollo relacionadas con la salud, como el comercio, la deuda, la asistencia para el desarrollo y los derechos humanos. Aunque todas estas esferas son importantes, el reto de lograr progresos más rápidos en materia de salud maternoinfantil obliga a conceder a estos objetivos una atención cada vez mayor.
  • Seguimiento de los progresos y evaluación de los resultados. La OMS ha colaborado estrechamente con otras organizaciones del sistema de las Naciones Unidas para establecer indicadores para cada uno de los objetivos y metas de desarrollo del milenio relacionados con la salud. Se han logrado asimismo notables avances en lo referente a la formulación de procedimientos de notificación coherentes y complementarios entre sí. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la División de Población de las Naciones Unidas y el Banco Mundial están utilizando las bases de datos del ONUSIDA, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la OMS como fuentes principales de información sanitaria en relación con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La labor de la OMS relativa a la notificación de resultados relacionados con los ODM viene a complementar otras iniciativas destinadas a mejorar la calidad de los datos sanitarios por países. Al mismo tiempo, también tiene por objeto

La OMS informará sobre 17 de los indicadores ODM relacionados con la salud. Asimismo, se encarga de vigilar otros indicadores clave relacionados con la salud o con otras esferas de la salud pública que pueden ayudar a explicar los avances logrados (o la ausencia de avances) hacia la consecución de objetivos concretos a nivel de país. Entre dichos indicadores figuran la cobertura de la inmunización con antígenos nuevos, la prevalencia de factores de riesgo de enfermedades no transmisibles, la eficacia de las intervenciones contra estas enfermedades y el empobrecimiento de los hogares a consecuencia de los gastos médicos. La OMS está colaborando con sus asociados en el desarrollo de la Red de Sanimetría, que les ayudará a fortalecer sus sistemas de información sanitaria, lo que a su vez mejorará la vigilancia de los indicadores ODM (véase el capítulo 7).

  • Fortalecimiento de la colaboración técnica. En esta esfera se contará con el apoyo de todas las partes de la OMS; los trabajos se articularán mediante estrategias concretas de cooperación en los países. Reforzar la presencia de la Organización en los países constituye una importante prioridad para los años venideros, y colaborar con ellos a fin de alcanzar las metas de los ODM será un componente esencial del compromiso de la OMS de contribuir a hacer realidad el logro de mejoras sanitarias mensurables.

Colaboración con otros asociados

La OMS apoya activamente la estrategia fundamental de las Naciones Unidas para el logro de los ODM, que consta de cuatro elementos independientes: el Proyecto del Milenio, el apoyo operacional prestado por los equipos de las Naciones Unidas en los países, los Informes del Milenio y la Campaña del Milenio.

El Proyecto del Milenio comprende la investigación sobre las estrategias requeridas para lograr los ODM y el análisis de las mismas. Durante un periodo de tres años, sus 10 grupos de estudio procurarán determinar las prioridades operacionales, los instrumentos institucionales de ejecución y las estructuras financieras necesarias para alcanzar dichos objetivos. El trabajo preliminar realizado en el marco del proyecto ha servido para preparar el Informe sobre el Desarrollo Humano 2003. Uno de los principales cometidos del Proyecto del Milenio, y también de la Comisión sobre Macroeconomía y Salud, estribará en formular una serie de mensajes claros y de hacerlos llegar a instancias políticas que quizá no estén debidamente familiarizadas con las cuestiones relacionadas con el desarrollo. Según se desprende de las consultas celebradas recientemente con directores de proyecto, debería haber un grupo de estudio adicional encargado de los problemas referentes al desarrollo de los sistemas de salud.

El apoyo operacional para la consecución de los ODM corre a cargo de los equipos de las Naciones Unidas en los países. Los ODM han pasado a formar parte integral de los instrumentos -- en particular, el sistema de evaluación común para los países y el Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo -- empleados por las instituciones del sistema para planificar y programar su labor. Además, la OMS participa en la preparación de informes nacionales sobre los ODM y colaborará con las autoridades de los distintos países para asegurar el cumplimiento de las recomendaciones en ellos contenidas. Estos informes, de carácter divulgativo y destinados al público general y a los medios de comunicación locales, se centran en los avances y los obstáculos encontrados y son considerados como un medio de reforzar el control sobre la actuación del gobierno. El número de informes publicados hasta la fecha asciende ya a más de 40.

La Campaña del Milenio tiene por objeto sensibilizar al público y fomentar el compromiso político para con los ODM tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

Una vez reconocida la necesidad de velar por que los ODM relacionados con la salud sigan ocupando un lugar destacado dentro de las preocupaciones políticas, se propuso la creación del Foro de Alto Nivel sobre los ODM relacionados con la Salud, la Nutrición y la Población, que aglutinará a diferentes instituciones y se ocupará de una amplia gama de actividades destinadas a avanzar hacia la consecución de los ODM. El Foro ofrecerá asimismo a los altos funcionarios de los organismos donantes y los gobiernos nacionales una estructura para supervisar los progresos logrados respecto del conjunto de los ODM relacionados con la salud (aunque en sí mismo no tendrá responsabilidad alguna en lo referente a su seguimiento). Además, propiciará el intercambio de experiencias entre países y regiones; fomentará la creación de vínculos y la interacción (sobre todo entre alianzas mundiales en pro de la salud y las estrategias nacionales de reducción de la pobreza); y permitirá detectar oportunidades y formular recomendaciones para la adopción de medidas por otras partes.