Informe sobre la salud en el mundo

Capítulo 1


Una interacción mortal: el VIH/SIDA y otras enfermedades

La interacción del VIH/SIDA con otras infecciones es un problema de salud pública cada vez más importante. En el África subsahariana, por ejemplo, se ha identificado a la malaria, las infecciones bacterianas y la tuberculosis (TB) como las principales causas de morbilidad relacionada con el VIH (22). La infección por el VIH incrementa tanto la incidencia como la gravedad de la malaria clínica en el adulto (23). En algunas zonas de África, la malaria por Plasmodium falciparum y la infección por VIH representan los dos problemas de salud más importantes.

La pandemia ha provocado cambios devastadores en la epidemiología de la tuberculosis, sobre todo en África, donde aproximadamente la tercera parte de la población está infectada por el bacilo tuberculoso, pero no siempre padece la enfermedad (está latente). Sin embargo, al final del año 2000, alrededor de 17 millones de personas en África y 4,5 millones en Asia Sudoriental estaban coinfectadas por el bacilo tuberculoso y el VIH (24). Es de prever que, si no reciben tratamiento, gran parte de ellas terminen padeciendo una tuberculosis activa (25), porque el VIH, al debilitar su sistema inmunitario, aumenta mucho las probabilidades de enfermar de tuberculosis.

En los países africanos con altas tasas de infección por el VIH, incluidos los que disponen de programas de lucha bien organizados, las tasas de declaración de casos de tuberculosis se han multiplicado por más de cuatro desde mediados de la década de 1980, llegando a superar los 200 por 100 000 habitantes en 2002 (25). En los Estados Unidos, el 16% de los casos de tuberculosis se han atribuido al virus.

Documentos conexos

También es probable que aumente el número de coinfectados de tuberculosis y VIH multirresistentes en zonas de Asia y Europa oriental. En la India, por ejemplo, donde la cifra estimada de adultos coinfectados era de 1,7 millones en 2000, la tasa de multirresistencia llega hasta el 3% de los tuberculosos que no han recibido antes tratamiento.

Compartir