Informe sobre la salud en el mundo

Capítulo 2


La creación de alianzas, crucial para obtener resultado

La iniciativa «3 por 5» sólo tendrá éxito si cuenta con el apoyo de los numerosos asociados comprometidos con la extensión del acceso al tratamiento en los países en desarrollo. Es ante todo una llamada a la formación de alianzas, uno de cuyos puntos fuertes radica en las distintas capacidades y las ventajas comparativas de numerosas organizaciones y comunidades (véase el recuadro 5.2).

Las alianzas y asociaciones necesarias para el éxito de la iniciativa implican a gobiernos nacionales y locales, sociedad civil, donantes bilaterales, organizaciones multilaterales, fundaciones, sector privado (incluidos los empleadores y los laboratorios farmacéuticos), sindicatos, autoridades tradicionales, organizaciones confesionales, organizaciones no gubernamentales (internacionales y nacionales) y organizaciones comunitarias. Las personas seropositivas y la comunidad de activistas son asociados indispensables en todos los planos de actuación de la OMS. Sólo se logrará desarrollar plenamente el potencial de la iniciativa si se relaciona y articula con el de la secretaría del ONUSIDA y otros copatrocinadores de éste.

Las alianzas y colaboraciones cobrarán aún mayor relevancia a medida que programas importantes vayan ingresando en la fase de aplicación, incluidas las intervenciones financiadas por el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria y el Programa Multipaíses contra el VIH/SIDA del Banco Mundial (véanse los recuadros 2.3 y 2.4). El Fondo Mundial y el Banco Mundial han comprometido al menos US$ 4500 millones para la lucha contra el VIH/SIDA. Se prevé que esta cifra aumentará considerablemente al poner en marcha el Plan de Emergencia de la Presidencia de los Estados Unidos para la Mitigación del SIDA. Aun así, la actual carencia de capacidad técnica en gran número de países receptores es un obstáculo muy importante al uso eficaz de estos recursos. Una de las mayores tareas colectivas consistirá en trabajar con los países y los receptores para procurar que el dinero dé el fruto deseado. El éxito depende de que se establezca una estrecha colaboración entre los financiadores y los organismos técnicos.









Documentos conexos

Compartir