Informe sobre la salud en el mundo

Capítulo 2


Costos de la meta de la iniciativa «3 por 5»

El costo exacto del logro de la meta de la iniciativa «3 por 5» dependerá de lo rápidamente que se extienda la cobertura asistencial en los países participantes. Es probable que alcance al menos los US$ 5500 millones para el final de 2005 en el conjunto de países con alta carga de morbimortalidad que representan el 90% de la meta (18). Esta estimación presume que el 25% de la meta se alcanzará en 2004 y el 75% restante el año siguiente, y que los precios de los medicamentos se mantendrán en los mínimos actuales notificados por el Departamento de Medicamentos Esenciales y otras Medicinas de la OMS (US$ 304 por persona y año para el tratamiento de primera línea). Los costos totales del programa podrían reducirse significativamente si los precios para todos los países se aproximaran a los negociados por la William J. Clinton Foundation para los 14 países a los que apoya (menos de US$ 140 por persona y año para el tratamiento de primera línea).

Las proyecciones de costos se basan en las pautas terapéuticas exigidas para tres puntos de acceso: pacientes tuberculosos, consultorios de atención prenatal y establecimientos sanitarios. En lo relativo a los pacientes, comprenden:

  • asesoramiento y distribución de preservativos para las personas sometidas a pruebas como parte del programa;
  • antirretrovirales (medicamentos de primera línea para todas las personas identificadas en fases avanzadas de la enfermedad y medicamentos de segunda línea para los fracasos terapéuticos);
  • antirretrovirales para prevenir la transmisión maternoinfantil en las mujeres que resulten seropositivas en las pruebas de los consultorios de atención prenatal y se encuentren en las fases clínicas iniciales de la enfermedad;
  • tratamiento y profilaxis de las infecciones oportunistas;
  • cuidados paliativos;
  • pruebas de laboratorio a los pacientes que muestren signos de toxicidad y cambio de fármacos en caso de confirmarse ésta.

En lo concerniente a los programas, los costos incluyen la formación de médicos, enfermeras, ayudantes clínicos, personal sanitario de la comunidad y voluntarios no especializados; la supervisión y el seguimiento; la mejora de la capacidad del sistema de distribución y almacenamiento de medicamentos; el reclutamiento de personal sanitario de la comunidad; las precauciones universales, y la profilaxis postexposición. Incluyen también la adquisición de un número adecuado de contadores de linfocitos CD4, contadores hematológicos automáticos y analizadores de sangre en los países de bajos ingresos a partir de 2005.

En la figura 2.2 se desglosan los costos estimados de la iniciativa «3 por 5» a lo largo de los dos años del periodo 2004–2005. Como era de prever, la mayor proporción corresponde a los antirretrovirales, aunque también contribuyen en grado importante el tratamiento de las infecciones oportunistas, los cuidados paliativos y las precauciones universales.

Esas estimaciones comprenden las actividades preventivas necesarias para apoyar directamente la estrategia de la iniciativa «3 por 5». Suponen también que otras intervenciones preventivas del VIH/SIDA proseguirán al ritmo actual. No contemplan cambios importantes en la infraestructura del sistema sanitario, que no son posibles dado el breve lapso en el que se desarrolla la iniciativa «3 por 5». Si al mismo tiempo se extienden masivamente otras intervenciones, quizá orientadas a la malaria, la tuberculosis o ambas, con financiación del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, puede que surjan limitaciones a corto plazo por escasez de personal, de establecimientos sanitarios o de servicios de laboratorio. Para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015, incluidos los relacionados con el VIH/SIDA, se requerirán inversiones inmediatas en infraestructura y en el fortalecimiento de los sistemas sanitarios en muchos de los países que lleven a la práctica la iniciativa «3 por 5». Estas cuestiones se abordan más detalladamente en el capítulo 4.

La cifra de US$ 5500 millones se refiere a los países con mayor carga de morbimortalidad por VIH/SIDA. Otras estimaciones anteriores más altas se han desechado por diversos motivos. Por ejemplo, el modelo asistencial en el que se basaban era más intensivo en cuanto a pruebas y tiempo de trabajo del personal que el adoptado por la OMS para hacer frente a la emergencia de tratamiento del SIDA. A ello se suma el considerable descenso de los precios de los medicamentos.

Documentos conexos

Compartir