Informe sobre la salud en el mundo

Capítulo 2


Después de 2005

La iniciativa «3 por 5» ha fijado una meta sujeta a un calendario, lo cual resulta útil para impulsar el rendimiento y medir los resultados. Pero la iniciativa no terminará en 2005, en parte porque los pacientes necesitarán seguir recibiendo tratamiento durante el resto de sus vidas. Por añadidura, más allá de la meta inmediata queda el objetivo del acceso universal. La meta sólo colma la mitad de la brecha terapéutica mundial del VIH/SIDA: otros tres millones de personas seguirán necesitando urgentemente antirretrovirales. Con el tiempo, la casi totalidad de los 40 millones de seropositivos que hay en el mundo los necesitarán. Es preciso que las mejoras logradas para 2005 en el acceso al tratamiento se extiendan rápidamente a las personas que sigan privadas de él.

La meta inmediata y el objetivo más general de la cobertura universal supondrán un desafío para las comunidades, los países y las instituciones mundiales relacionadas con la salud, pero hay que afrontarlos. Ya no se discute si debe extenderse el tratamiento, sino cómo hacerlo. El uso de antirretrovirales en los países en desarrollo se ampliará rápidamente en los años venideros. Muchas personas seropositivas, incluso las muy pobres, se encontrarán con la posibilidad de obtener medicamentos que prometen prolongarles la vida. ¿Se conseguirá eso de forma eficiente, mediante programas racionales capaces de fijar criterios rigurosos para la calidad de los medicamentos, la atención y el apoyo a los pacientes, el cumplimiento y el seguimiento terapéutico? ¿Se respetarán los principios de equidad y acceso imparcial? ¿O bien el inevitable incremento del uso de antirretrovirales en entornos con recursos limitados tendrá lugar de forma fragmentaria y anárquica, y el acceso estará determinado en gran medida por factores geográficos, el nivel social y la capacidad de pagar? ¿Implicará esto que sólo se ofrecerá un apoyo limitado al cumplimiento terapéutico y una escasa supervisión de la calidad de los medicamentos y el seguimiento de la resistencia?

Sin un compromiso serio en cuanto al acceso al tratamiento, el último escenario es el más probable, y conducirá inevitablemente a la exclusión de un gran número de pacientes necesitados, a peores resultados para muchos de los que obtengan algún tipo de tratamiento y a la rápida propagación de la resistencia a los medicamentos. El compromiso de la comunidad sanitaria mundial en torno al acceso al tratamiento puede garantizar que la expansión de ese acceso se realice de forma rápida y equitativa, maximizando los beneficios al tiempo que se limitan los riesgos para la salud pública.

Documentos conexos

Este compromiso común fortalecerá también alianzas que son esenciales para el futuro de la salud pública mundial. Anteriores campañas mundiales eficaces, como la erradicación de la viruela, la batalla mundial contra la tuberculosis, la movilización masiva contra la poliomielitis y la respuesta al SRAS, ofrecen importantes enseñanzas aplicables a la extensión masiva del tratamiento. Todos estos empeños superaron grandes obstáculos y la mayoría tropezaron con dificultades imprevistas, aunque ninguno puede compararse al desafío del tratamiento del VIH/SIDA en amplitud y complejidad. La iniciativa «3 por 5» está catalizando nuevas formas de trabajar dentro de la OMS y en toda la comunidad sanitaria mundial, basadas en una labor de equipo entre varios asociados orientada a resultados, en el establecimiento de firmes vínculos entre comunidades, autoridades nacionales e instituciones internacionales y, por encima de todo, en el compromiso con la equidad en materia de salud.

Compartir