Descripción de las fases de CFN y recomendaciones principales

FASE 1: Establecimiento de un mecanismo de coordinación de RHS

Descripción de la fase

En primer lugar, con el fin de identificar grupos de actores relacionados para que estén representados en el comité de RHS con papeles bien definidos, se llevará a cabo un análisis de las partes interesadas.

Resulta especialmente importante desarrollar vínculos estrechos con otros mecanismos de coordinación para reforzar el sistema sanitario del país.

Dentro del comité de RHS o como entidades dependientes del mismo, es posible constituir varios subcomités o grupos de trabajo técnicos sobre determinadas áreas temáticas en función de las necesidades del país.

Recomendaciones

  • El comité de RHS debe ser inclusivo, y todos las partes interesadas deben gozar de una representación adecuada.
  • Se aconseja que el comité de RHS tenga un papel y unas responsabilidades bien definidas.

FASE 2: Desarrollo de un análisis de la situación de los RHS

Descripción de la fase

En análisis de la situación de los RHS debe ser exhaustivo y basarse en los siguientes datos: la información general disponible sobre RHS; la producción de RHS, incluida la formación previa al empleo y los programas de desarrollo profesional; la utilización actual de los agentes de salud existentes y sus determinantes; los resultados generales alcanzados en materia de salud; las estrategias de retención; las tendencias migratorias; y las respuestas ofrecidas ante las nuevas necesidades relacionadas con la salud.

El análisis de la situación de los RSHS también se puede denominar perfil de RHS; el Observatorio Nacional de RHS debe ser quien proporcione los datos necesarios para desarrollar el análisis.

Recomendaciones

  • El análisis de la situación de RHS se debe llevar a cabo de manera participativa, de forma que también colaboren las partes interesadas pertinentes.
  • En el análisis se debe tener en cuenta el contexto político, socioeconómico, legal y organizativo del país.
  • Asimismo, en él se debe identificar cómo las metas y los objetivos en materia de RHS encajan en la estrategia y el plan nacionales del sector sanitario, y de qué manera contribuyen a mejorar este último.
  • En el análisis de la situación de RHS se debe incluir un estudio de las medidas que se han tomado hasta el momento (qué acciones se han emprendido, y especialmente, quién está haciendo qué).
  • Además, es necesario incluir un análisis de las deficiencias de las estrategias que ya se han definido y aplicado hasta la fecha para mejorar la gestión de los RHS y hacer frente a los retos identificados.
  • Finalmente, en el análisis también se deberían señalar las áreas problemáticas principales, así como las deficiencias encontradas a la hora de crear programas y prestar apoyo para ofrecer soluciones.

FASE 3: Desarrollo de un plan de RHS

Resulta importante desarrollar un plan nacional de RHS completo, financiado y basado en pruebas, en el que participen todas las partes interesadas, de manera que se recojan las necesidades del país y se gestione el suministro de agentes de salud para los servicios del sector público, el sector privado y las ONG.

Conviene que el plan cubra todos los componentes relacionados con los RHS; a saber: la formación, la contratación, la retención, el rendimiento, la remuneración, la distribución equitativa, la receptividad y la migración del personal.

El plan de RHS tiene que desarrollarse en consonancia con las prioridades definidas en la estrategia de salud nacional general, las prioridades en materia de RHS en función de las necesidades, y las estrategias recomendadas en la Declaración de Kampala y el Programa de acción mundial, con el fin de alcanzar la consecución de metas y objetivos relacionados con la salud (por ejemplo, los ODM).

Es posible utilizar uno de los módulos de la herramienta OneHealth para determinar los costes del plan de RHS.

Recomendaciones

  • El plan nacional de RHS debe hacer referencia a la política de salud y al plan de desarrollo nacionales, estar en consonancia con ellos, e incluir metas y objetivos realistas, cuantificables y a plazo fijo.
  • El proceso de planificación de RHS debe ser consistente con el ciclo de planificación del sistema sanitario.
  • Las estrategias contenidas en el plan nacional de RHS deben hacer referencia a las necesidades de los principales programas de salud de forma coherente y eficaz.
  • El plan de RHS también debe vincularse con las estrategias y las necesidades en materia de RHS de las partes interesadas clave (como el sector educativo, el ejército, el sector privado, los departamentos de asuntos exteriores y de trabajo, las asociaciones del personal, la sociedad civil, etc.).
  • En el plan nacional de RHS se debería incluir una valoración de los riesgos relacionados con los potenciales obstáculos que pueden surgir a la hora de conseguir una aplicación satisfactoria del plan.
  • El plan nacional debería indicar qué estrategias deben seguir las partes interesadas clave tanto del sector público como del privado.
  • El plan nacional de RHS también debe dar prioridad a las estrategias más rentables, asequibles y compatibles con los gastos del sector sanitario y las limitaciones macroeconómicas existentes, como los Marcos de gastos a medio plazo, entre otros.
  • Asimismo, en el plan nacional de RHS se debería calcular cuánto puede costar la aplicación de cada una de las estrategias relacionadas con los RHS y sus componentes.
  • Además, el plan debería combinarse con otro plan de operación con plazos delimitados para llevar a cabo determinadas intervenciones.
  • Finalmente, en el plan nacional de RHS, se deberían identificar las diferencias existentes entre los recursos que están disponibles y los que se necesitan, e indicar las fuentes potenciales para obtenerlos.

FASE 4: Movilización de recursos para las intervenciones de los RHS

Descripción de la fase

El comité de RHS debe fomentar la movilización de recursos adicionales provenientes del presupuesto nacional, y explorar nuevas formas de financiación por parte de los asociados bilaterales y multilaterales.

Recomendaciones

  • El país debería desarrollar un plan de movilización de recursos.
  • Asimismo, se deberían movilizar recursos nacionales adicionales.
  • Los fondos de los asociados y de los donantes se deberían analizar en función de sus prioridades.

FASE 5: Aplicación y seguimiento del plan de RHS

Descripción de la fase

Todas las partes interesadas deben colaborar y facilitar la aplicación del plan de RHS a través de la plataforma común del comité de RHS.

Una vez que el plan se ponga en práctica, las partes interesadas del país colaborarán, evaluarán y harán un seguimiento del proceso de aplicación, por medio de la utilización de un marco unificado de indicadores.

Recomendaciones

  • El plan nacional de RHS debe ir acompañado de un plan de seguimiento y evaluación, con indicadores acerca de los procesos y los resultados, y una descripción del mecanismo de seguimiento.
  • El plan de seguimiento y evaluación debe especificar el papel de cada una de las partes interesadas clave; asimismo, se deben definir los plazos y los productos adecuadamente.
  • Las partes interesadas, por su parte, deben ofrecer información acertada y transparente para garantizar que se presta un apoyo adecuado para el proceso de seguimiento.
Compartir