Día Mundial de la Salud

Mensaje de la Directora General de la OMS

El cambio climático constituye uno de los mayores desafíos de nuestra época. Afectará de manera profundamente perjudicial a algunos de los determinantes más fundamentales de la salud, como los alimentos, el aire y el agua. Frente a este reto necesitamos en todo el mundo paladines que procuren que la protección de la salud humana ocupe un lugar central en el programa relativo al cambio climático.

OMS

El Día Mundial de la Salud, que se celebra el 7 de abril de cada año, es una oportunidad extraordinaria para llamar la atención en el mundo entero sobre un asunto de suma importancia para la salud mundial. Este año el Día Mundial de la Salud se concentra en la necesidad de proteger la salud de los efectos perjudiciales del cambio climático. Además de que se asuma un compromiso personal en la organización de eventos relacionados con el Día Mundial de la Salud, en 2008 será vital que se haga tomar a todos conciencia de los problemas de salud y la urgencia de los objetivos por alcanzar. Cada evento y cada voz en cada ocasión son esenciales para insuflar energías renovadas e infundir un sentido de compromiso a fin de que se introduzcan los cambios fundamentales necesarios para estabilizar el clima y prevenir sufrimientos humanos.

Sabemos lo que significa para la salud un clima inestable y cambiante. Olas de calor, tormentas, inundaciones y sequías matan a decenas de miles de personas por año. Enfermedades sensibles al clima tales como las diarreas, el paludismo y la malnutrición proteinoenergética causan ya más de tres millones de defunciones en el mundo. Ni siquiera estas cifras impresionantes reflejan las devastadoras repercusiones sanitarias indirectas previstas como consecuencia de los efectos del cambio climático en las cosechas y la disponibilidad de agua dulce en extensas zonas del mundo. Todas las poblaciones son vulnerables, pero los pobres son los primeros y los peor afectados. El cambio climático amenaza con un retroceso en la lucha contra las enfermedades de la pobreza y un aumento de las disparidades de los resultados sanitarios entre los más ricos y los más pobres. Esto es injusto e inaceptable.

¿Qué podemos hacer? Necesitamos tener claro que en un medio ambiente rápidamente cambiante necesitan protección no sólo los animales y las plantas, sino también los seres humanos. Necesitamos que los gobiernos asignen a la salud y al bienestar humanos un lugar central en la política sobre el cambio climático y renueven sus esfuerzos encaminados a proteger la salud mediante la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Necesitamos que los ministerios de salud fortalezcan la política y la práctica de la salud pública para hacer frente a los desafíos del cambio climático y proteger a las poblaciones. Más importante aún, necesitamos que las personas opten tanto por el fortalecimiento de la salud como por la reducción del cambio climático.

El Día Mundial de la Salud 2008 ofrece la oportunidad no sólo de destacar la magnitud del problema sino también de reunir a todos los interesados a fin de que juntos llevemos a la práctica soluciones eficaces. El cambio climático sólo responderá a la acción concertada de las naciones y los pueblos. Sea cual fuere el tipo de eventos que usted decida organizar y aunque su presupuesto sea modesto, confiamos en que esta guía le ayudará a conseguir que sus actividades tengan repercusiones óptimas.

Se ha pronunciado el veredicto. El cambio climático es real. Las actividades humanas son una causa principal. Las actividades humanas también pueden ser la solución. Debemos actuar ya mismo, juntos, para encontrar maneras de proteger la salud humana y la población del planeta. Todos nuestros esfuerzos contribuirán. Hagamos del Día Mundial de la Salud 2008, "Proteger la salud frente al cambio climático", un evento histórico que genere condiciones favorables para una verdadera acción mundial.

Dra. Margaret Chan
Directora General
Organización Mundial de la Salud

Compartir