Día Mundial de la Salud

Ambientes saludables para los niños: Nota descriptiva Nº 272, Abril de 2003

¿QUÉ SUCEDE CUANDO LOS NIÑOS VIVEN EN AMBIENTES INSALUBRES?

Más de cinco millones de niños mueren cada año por causa de enfermedades relacionadas con el entorno donde viven, estudian y juegan.

Alrededor de dos millones de niños menores de cinco años mueren cada año a causa de infecciones respiratorias agudas. Muchas se ven agravadas por los peligros ambientales como la contaminación del aire en locales cerrados.

La diarrea es la segunda causa de muerte infantil en el mundo. Se calcula que la diarrea causa la muerte de 1,3 millones de niños al año, alrededor de un 12% del total de muertes de niños menores de cinco años en los países en desarrollo. Hay distintas causas de diarrea y a menudo se debe a que el niño consume patógenos o toxinas procedentes de las manos sucias o de agua o alimentos contaminados.

Las enfermedades más comunes y más graves transmitidas por vectores las transmiten los mosquitos que se crían en el agua cerca o dentro de la casa.

  • El paludismo provoca la muerte de aproximadamente un millón de niños al año, muchos de ellos menores de cinco años y en su mayoría del África subsahariana.
  • La fiebre del dengue mata a unos 10 000 niños al año, mientras que la encefalitis japonesa mata a unos 8000 niños al año (en un 90% menores de cinco años).

Unos 50 000 niños de edades comprendidas entre los 0 y 14 años mueren cada año como consecuencia de intoxicaciones no intencionadas.

  • En los países en desarrollo las sustancias más relacionadas con muertes accidentales son, entre otras, los plaguicidas, el monóxido de carbono (producido por aparatos de combustión deficientes), o el queroseno, empleado como combustible doméstico.
  • En los Estados Unidos las intoxicaciones son la quinta causa de muertes accidentales de niños menores de seis años, principalmente por ingestión de drogas, antidepresores, analgésicos y pro-ductos de limpieza como desatascadores de cañerías.
  • En la Unión Europea las intoxicaciones suponen el 2% de todas las muertes infantiles por trauma-tismos.

Se calcula que, en 2001, 685 000 niños menores de 15 años perdieron la vida a causa de traumatismos no intencionados como accidentes de tráfico, caídas, quemaduras y ahogamientos. Alrededor de un 20% de todas las muertes por traumatismos no intencionados en todo el mundo ocurre en niños menores de 15 años; este tipo de traumatismos se encuentra entre las 10 principales causas de muerte para este grupo de edad.

  • Las principales causas de muerte por traumatismos no intencionados entre los niños son los provo-cados por accidentes de tráfico (el 21% para este grupo de edad) y los ahogamientos (el 19%).
  • La inmensa mayoría de los traumatismos no intencionados ocurre entre los niños de los países de bajos y de medianos ingresos. El 80% de todas las muertes infantiles por traumatismos no inten-cionados se registra en las regiones de África, Asia sudoriental y el Pacífico occidental.

¿QUÉ PODEMOS HACER CONTRA LOS RIESGOS AMBIENTALES QUE AMENAZAN A NUESTROS NIÑOS?

La Alianza Mundial en pro de los Ambientes Saludables para los Niños promueve varias medidas sencillas, baratas, eficaces y sostenibles de lucha contra los riesgos ambientales para nuestros niños. Aunque en el sitio web de la Alianza, www.who.int/heca/en, figura una lista completa de posibilidades, a continuación se indican varias medidas sencillas que pueden adoptarse en la vivienda o las escuelas.

Seguridad del abastecimiento de agua para la vivienda

  • Almacenar el agua salubre en el hogar (y tratar el agua en el hogar cuando su calidad sea dudosa) reduce el riesgo de contaminación del agua y beneficia a la salud, como se ha demostrado.

Higiene y saneamiento

  • Lavarse las manos con jabón antes de preparar la comida, de comer y después de defecar reduce considerablemente el riesgo de enfermedades diarreicas.
  • Aplicar las cinco reglas de la OMS por alimentos más seguros a fin de reducir el riesgo de las enfermedades de transmisión alimentaria: la limpieza; separar los alimentos crudos de los cocidos; cocerlos bien; mantener los alimentos a la temperatura correcta; y utilizar agua y materias primas aptas para el consumo.

Contaminación del aire

  • Ventilar bien la vivienda, utilizar combustibles limpios y aparatos de combustión en buen estado disminuye la contaminación del aire en los locales cerrados y limita el recrudecimiento y el desa-rrollo de infecciones respiratorias agudas.

Vectores de enfermedades

  • Dado que los niños suelen irse a dormir más temprano que los adultos, precisamente cuando los mosquitos entran en actividad, utilizar mosquiteros impregnados con insecticidas y poner mallas metálicas en las ventanas, las puertas y los aleros es un método muy eficaz de protegerlos contra el paludismo.

Peligros de origen químico

  • Garantizar un almacenamiento y envasado seguros y un etiquetado claro de los productos de limpieza, combustibles, disolventes, plaguicidas y demás sustancias químicas que se utilizan en el hogar y la escuela.

Traumatismos no intencionados

  • Propugnar la seguridad vial y la organización del tráfico.
Compartir