Día Mundial de la Salud

Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas

El tema del Día Mundial de la Salud que se celebra este año, seguridad internacional en materia de salud, nos recuerda que no existen fronteras para las amenazas a la salud pública. La propagación de enfermedades, los desastres naturales, los cambios ambientales, los actos de bioterrorismo y los derrames de sustancias químicas pueden tener efectos importantes en las personas, las sociedades y las economías de todo el mundo. Esas amenazas presentan nuevos desafíos y exigen una respuesta urgente y coordinada.

La salud, el desarrollo y la seguridad global están íntimamente ligadas. Las inversiones en materia de salud son la piedra angular del crecimiento y el desarrollo económico, y una condición sine qua non para poder alcanzar muchos de los objetivos de desarrollo del Milenio. Además, la seguridad de todos los países depende cada vez más de la capacidad de cada uno de adoptar, individual y colectivamente, medidas eficaces para reducir al mínimo las amenazas en materia de salud.

El Reglamento Sanitario Internacional revisado, que entrará en vigor en junio del presente año, constituye un hito en las iniciativas emprendidas en todo el mundo para establecer y robustecer mecanismos eficaces de alerta y respuesta a nivel nacional e internacional ante posibles brotes de enfermedades. Es indispensable que todos los países apliquen cabalmente el Reglamento.

La vida y la salud son nuestros bienes más preciados. Disponemos de conocimientos y de recursos sin precedentes para construir un mundo más saludable y seguro. Aprovechemos la ocasión que nos brinda el Día Mundial de la Salud para movilizar la necesaria voluntad política. Aseguremos que todos los países, ricos y pobres, cuenten con un sistema de salud robusto y capaz de prestar servicios a todos aquellos que los necesiten. Cuando se trata de hacer frente a nuestra vulnerabilidad colectiva, no se puede pedir menos.

Ban Ki-moon
Secretario General
Naciones Unidas

Compartir