Donación voluntaria de sangre: los países progresan

Todos los países deben tener un servicio nacional de sangre bien coordinado que permita mantener un suministro suficiente de sangre segura para todos los pacientes que requieran una transfusión. La mejor manera de lograr que los países tengan un suministro fiable de sangre segura consiste en obtener la totalidad de las donaciones de donantes voluntarios no remunerados. En 2008, 62 países habían alcanzado esta meta (por comparación con 39 en 2002) y muchos otros están avanzando rápidamente.

He aquí algunos ejemplos de países que han aumentado considerablemente la donación voluntaria de sangre y mejorado los sistemas de tamizaje, elaboración, almacenamiento y distribución de la sangre donada.

Nicaragua

100% de donaciones voluntarias: gracias a los jóvenes

OMS/Nicaragua

Con el objetivo de suministrar en forma gratuita y oportuna sangre y hemoderivados de calidad a los pacientes que requieren productos sanguíneos para su tratamiento, el Ministerio de Salud de Nicaragua, acogiendo las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS, elaboró en 2000 el Plan Nacional para el desarrollo de un nuevo modelo de gestión para los servicios de sangre.

En el mismo año se aprobó la Ley 369 “Seguridad Transfusional” que establece la donación de sangre voluntaria, altruista y no remunerada en el país como fuente de donación de sangre que será destinada a las transfusiones.

Gracias al apoyo de la Cruz Roja Nicaragüense, se formó en 2006 el Club 25, cuyos socios son jóvenes entre los 17 y 25 años comprometidos con la donación voluntaria 2 veces al año con el objetivo de dar 20 unidades de sangre antes de su 26 cumpleaños.

Hace 10 años el país tenía un espacio físico en cada hospital que funcionaba como Banco de Sangre, sin contar con el equipamiento y los recursos humanos adecuados para garantizar sangre segura. A partir del 2006 el Ministerio de salud (MINSA ) firma un convenio de cooperación con la cruz roja Nicaragüense (CRN) para fortalecer y mejorar el abastecimiento y la calidad de la sangre y sus hemoderivados, con el apoyo del Gobierno del Gran Ducado de Luxemburgo se inició la construcción, equipamiento de tres bancos de sangre en el país y la trasformación paulatina de los “bancos de sangre hospitalarios” a servicios de medicina transfusional, a lo cual se añade la formación de personal técnico y profesional.

Sin embargo, y a pesar de los retos y las dificultades, los esfuerzos de Nicaragua para proporcionar productos sanguíneos de calidad a sus ciudadanos han dado sus frutos:

  • 100% de donaciones voluntarias y altruistas
  • 70 000 unidades de sangre recolectadas por año

Pero todavía queda mucho por hacer. Hay que fortalecer los servicios de medicina transfusional, consolidar el sistema de garantía de calidad de la sangre, capacitar a los recursos humanos e implementar el plan de manejo de residuos biológicos peligrosos.

Compartir