Centro de prensa

Enfermedades transmitidas por vectores

Nota descriptiva
Octubre de 2017

Panorama general


Datos y cifras

  • Las enfermedades transmitidas por vectores representan más del 17% de todas las enfermedades infecciosas, y provocan cada año más de 700 000 defunciones.
  • Más de 3900 millones de personas, en más de 128 países, corren el riesgo de contraer dengue, con una estimación de 96 millones de casos al año.
  • Cada año, el paludismo provoca más de 400 000 defunciones en todo el mundo, la mayor parte de ellas entre niños menores de cinco años.
  • Otras enfermedades, tales como la enfermedad de Chagas, la leishmaniasis y la esquistosomiasis afectan a cientos de millones de personas en todo el mundo.
  • Muchas de las enfermedades son prevenibles mediante medidas de protección fundamentadas.

Principales vectores y enfermedades que transmiten

Los vectores son organismos vivos que pueden transmitir enfermedades infecciosas entre personas, o de animales a personas. Muchos de esos vectores son insectos hematófagos que ingieren los microorganismos patógenos junto con la sangre de un portador infectado (persona o animal), y posteriormente los inoculan a un nuevo portador al ingerir su sangre.

Los mosquitos son los vectores de enfermedades mejor conocidos. Garrapatas, moscas, flebótomos, pulgas, triatominos y algunos caracoles de agua dulce también son vectores de enfermedades.

Mosquitos
  • Aedes
    • Chikungunya
    • Dengue
    • Fiebre del Valle del Rift
    • Fiebre amarilla
    • Filariasis linfática
    • Zika
  • Anopheles
    • Filariasis linfática
    • Paludismo
  • Culex
    • Encefalitis japonesa
    • Fiebre del Nilo Occidental
    • Filariasis linfática
Flebótomos
  • Fiebre transmitida por flebótomos
  • Leishmaniasis
Garrapatas
  • Encefalitis transmitida por garrapatas
  • Enfermedad de Lyme
  • Fiebre hemorrágica de Crimea-Congo
  • Fiebre recurrente (borreliosis)
  • Ricketsiosis (fiebre maculosa y fiebre Q)
  • Tularemia
Triatominos
  • Enfermedad de Chagas (tripanosomiasis americana)
Mosca tsetsé
  • Enfermedad del sueño (tripanosomiasis africana)
Pulgas
  • Peste (transmitidas por pulgas de las ratas al ser humano)
  • Rickettsiosis
Moscas negras
  • Oncocercosis (ceguera de los ríos)
Caracoles acuáticos
  • Esquistosomiasis (bilharziasis)
Piojos
  • Tifus y fiebre recurrente transmitida por piojos

Enfermedades transmitidas por vectores

Las enfermedades transmitidas por vectores son causadas por parásitos, virus y bacterias transmitidos por mosquitos, flebótomos, chinches triatomíneas, simúlidos, garrapatas, moscas tsetsé, ácaros, caracoles y piojos. En todo el mundo se registran cada año más de 700 000 defunciones como consecuencia de enfermedades transmitidas por vectores, tales como el paludismo, dengue, esquistosomiasis, tripanosomiasis africana humana, leishmaniasis, enfermedad de Chagas, fiebre amarilla, encefalitis japonesa y oncocercosis.

En su conjunto, las enfermedades transmitidas por vectores representan aproximadamente un 17% de las enfermedades infecciosas. La mayor carga de estas enfermedades, que afectan de forma desproporcionada a las poblaciones más pobres, corresponde a las zonas tropicales y subtropicales. Desde 2014, grandes brotes de dengue, paludismo, fiebre chikungunya, fiebre amarilla y enfermedad por el virus de Zika han azotado a diferentes poblaciones, cobrándose vidas y abrumando los sistemas de salud en muchos países.

La distribución de las enfermedades transmitidas por vectores está determinada por complejos factores demográficos, medioambientales y sociales.

Los viajes y el comercio mundiales, la urbanización no planificada y los problemas medioambientales, como el cambio climático, pueden influir en la transmisión de patógenos, haciendo que la temporada de transmisión sea más prolongada o intensa, o que aparezcan algunas enfermedades en países que antes no las sufrían.

Los cambios en las prácticas agrícolas debidos a las variaciones de temperatura y precipitaciones pueden influir en la propagación de enfermedades transmitidas por vectores. El crecimiento de los barrios de tugurios, sin un suministro fiable de agua corriente ni sistemas de gestión de desechos sólidos, puede poner a grandes poblaciones urbanas en riesgo de padecer enfermedades víricas transmitidas por mosquitos. Dichos factores pueden influir en el alcance de las poblaciones de vectores y las modalidades de transmisión de los patógenos.

Respuesta de la OMS

La Respuesta mundial para el control de vectores 2017-2030, aprobada por la Asamblea Mundial de la Salud en 2017, ofrece orientaciones estratégicas a los países y a los asociados para el desarrollo con respecto al fortalecimiento del control de los vectores como planteamiento fundamental para prevenir enfermedades y responder a los brotes.

Para ello es necesaria una readaptación de los programas de control de vectores, respaldada por un aumento de la capacidad técnica, una mejora de las infraestructuras, un reforzamiento de los sistemas de monitoreo y vigilancia, y una mayor movilización de la comunidad. En última instancia, ello respaldará la aplicación de un enfoque integral del control de vectores que posibilite la consecución de las metas nacionales y mundiales con respecto a determinadas enfermedades y contribuya al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y de la cobertura sanitaria universal.

La Secretaría de la OMS ofrece orientaciones estratégicas, normativas y técnicas a los países y a los asociados para el desarrollo con respecto al fortalecimiento del control de los vectores como planteamiento fundamental, basado en la Respuesta mundial para el control de vectores, para prevenir enfermedades y responder a los brotes. Concretamente, la OMS responde a las enfermedades transmitidas por vectores:

  • aportando orientaciones basadas en evidencias para controlar los vectores y proteger a las personas contra la infección;
  • prestando asistencia técnica a los países, de modo que puedan gestionar eficazmente los casos y los brotes;
  • prestando apoyo a los países para que mejoren sus sistemas de notificación y registren la verdadera carga de morbilidad;
  • impartiendo capacitación sobre el tratamiento clínico, el diagnóstico y el control vectorial, en colaboración con algunos de sus centros colaboradores repartidos por todo el mundo, y
  • apoyando el desarrollo y la evaluación de nuevos instrumentos, tecnologías y estrategias para luchar contra las enfermedades transmitidas por vectores, en particular el control de estos y las tecnologías de tratamiento de enfermedades.

El cambio de comportamiento es un elemento crucial en lo concerniente a las enfermedades transmitidas por vectores. La OMS colabora con asociados a fin de difundir conocimientos y mejorar la sensibilización, de manera que las personas sepan cómo protegerse a sí mismas y proteger a sus comunidades contra mosquitos, garrapatas, chinches, moscas y otros vectores.

En lo que respecta a muchas enfermedades, entre ellas la enfermedad de Chagas, el paludismo, la esquistosomiasis y la leishmaniasis, la OMS ha puesto en marcha programas de control en los que se utilizan medicamentos donados o subvencionados.

El acceso a servicios de agua y saneamiento es un factor importante para el control y la eliminación de enfermedades. La OMS colabora con sectores gubernamentales muy diferentes en lo relativo al control de esas enfermedades.